Washington y Riad. Estados Unidos dijo que el mundo puede hacer frente a una escalada de los precios del crudo, mientras que Arabia Saudita ofreció alivio ante los temores sobre un recorte del bombeo de crudo en Oriente Medio al indicar que puede suplir a Libia.

Luego de un aumento de los precios del crudo Brent a máximos en dos años cercanos a US$120 el barril, Corea del Sur, el quinto mayor importador de petróleo del mundo, advirtió que su situación inflacionaria se estaba volviendo complicada.

Los ejecutivos empresariales se han quejado del alza de los precios y los bancos de inversión dijeron que la escalada estaba llegando a un punto de inflexión que podría poner en peligro la recuperación mundial.

"Realmente creemos que seremos capaces de salir de la situación de Libia y que se estabilizarán," dijo Obama, en referencia a los precios de combustibles, a un grupo de presidente ejecutivos de empresas.

Su secretario del tesoro dijo que el mundo tiene amplias reservas de crudo.

"La recuperación global está en marcha, se está afirmando pero los acontecimientos en el sector petrolero como resultado de los disturbios en el Oriente Medio está cuestionando la fuerza de esa recuperación," dijo Jose Mario Cuyegkeng, economista de ING.

"Tenemos una capacidad sustancial en las principales economías en reservas estratégicas," dijo Timothy Geithner.

"Con suerte, al recordar eso a la gente y al llamar la atención sobre el hecho de que hay una buena cantidad de capacidad ociosa en algunos países de la OPEP (...) con suerte eso hará menos probable que el mercado (...) comience a asumir un alza de precios," agregó.

El principal riesgo para la economía mundial es un aumento sostenido del precio del crudo. Pero luego de subir a cerca de US$120 el barril a barril durante el jueves, los futuros del crudo Brent cerraron a menos de US$112, mostrando cuán nerviosos están los inversores.

La fuerte caída llegó luego de especulaciones de que el líder libio Muammar Gaddafi había sido muerto a tiros y por noticias de que el principal productor Arabia Saudita podría suplir las interrupciones en el suministro de Libia.

Este viernes, el crudo Brent se negociaba cerca de los US$112. Los futuros del crudo estadounidenses bajaron a US$97,60 desde un máximo de dos años de US$103,41 alcanzado este jueves.

En Libia, las fuerzas leales a Gaddafi se han enfrentado en sangrientas batallas con manifestantes cerca de la capital, pero no hay señales de que las batallas campales hayan menguado el auge opositor.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) tiene una capacidad ociosa de entre 4 millones y 6 millones de barriles por día, más que suficiente para suplir el bombeo de 1,6 millones de bpd de Libia.

Pero los mercados temen que las protestas puedan contagiarse a otros grandes productores de la región, lo que tendría un impacto mucho mayor en la economía mundial.

Ahora que las revueltas populares depusieron a líderes en Egipto y Túnez, los gobiernos en la región están prestando más atención.

Arabia Saudita reveló esta semana un paquete de US$37.000 millones para intentar aislar al reino de la ola de protestas a lo largo del mundo Árabe, mientras que Argelia suprimió un estado de emergencia que llevaba 19 años de vigencia en un intento de calmar a opositores.

"Cuando se empieza a sumar el número potencial de barriles en juego, se puede ver por qué el mercado está tenso y preferirían excesos de crudo más que escasez," dijo Harry Tchilinguirian, jefe de estrategias en materias primas de BNP en Londres.

¿Punto de inflexión? Deutsche Bank dijo que el precio de US$120 el barril sería un punto de inflexión para el crecimiento económico global global.

Las aerolíneas están sintiendo todo el peso de los mayores precios del crudo, según reflejan las fuertes caídas accionarias. Los papeles de la empresa de bandera china Air China Ltd cayeron un 14% esta semana.

"Desafortunadamente, los precios del crudo estuvieron subiendo como locos últimamente," dijo Li Jiaxiang, al frente de la Administración de Aviación Civil de China.

Los países emergentes de Asia, que lideraron la recuperación mundial ante la crisis financiera global, ya intentan lidiar con un alza de los precios de los alimentos. Los mayores precios del crudo profundizarán el dilema de cómo contener la inflación y apoyar el crecimiento económico.

Otra complicación es que, si bien el repunte del precio del crudo de esta semana refleja un riesgo del suministro, los precios del petróleo ya estaban subiendo con la reactivación de la actividad económica alrededor del mundo.

"La recuperación global está en marcha, se está afirmando pero los acontecimientos en el sector petrolero como resultado de los disturbios en el Oriente Medio está cuestionando la fuerza de esa recuperación," dijo Jose Mario Cuyegkeng, economista de ING en Manila.

Como la mayoría de los países tienen poco control sobre el precio mundial del crudo, un alza de las tasas de interés no abordaría el problema para sus economías. Pero los precios elevados del combustibles podrían filtrarse a otros precios, como el transporte, y a las expectativas inflacionarias.