Cuando se conoció que el presidente de Uruguay, José Mujica, iba a realizar parte de su desfile de asunción de mando en un coche eléctrico, la noticia sorprendió por ser algo novedoso y porque la fabricación del motor era de una empresa uruguaya.

Tras el trayecto en el que el mandatario y el vicepresidente Danilo Astori recorrieron avenida Del Libertador en la camioneta FAW adaptada, la compañía Renovables comenzó a recibir llamados de personas y empresas interesadas en su sistema. Renovables fue la encargada de adaptar el motor del vehículo para que se convirtiera en eléctrico.

“Las repercusiones habían comenzado antes del 1º de marzo, con la presentación a la prensa que se había hecho días antes”, expresó a Observa, Gabriel González, director organizador de Autolibres Renovables.

“Después de la asunción hemos tenido cantidad de entrevistas, desde interesados para cambiarle el motor a un velero, a una empresa de taxis que quiere cambiar los motores de su flota”, agregó.

González señaló que recibieron consultas mayormente de particulares interesados, algunos de ellos desde fuera del país.

Para todos los vehículos. Los motores de Renovables pueden adaptarse a cualquier coche, ya sea cero kilómetro o usado, sin importar el tamaño. También a pequeñas embarcaciones. El vehículo que utilizó Mujica fue una camioneta FAW, la cual tenía una autonomía de 105 kilómetros por carga y una velocidad máxima de 105 km/h.

González destacó que esos valores pueden cambiar según lo que solicite cada persona. Las distintas configuraciones de motor pueden alcanzar un máximo de 200 km/h y unos 250 kilómetros de autonomía por carga.

“Hicimos un estudio y observamos que el 80% de los usuarios de Montevideo no recorre más de 60 kilómetros por día”, dijo el director organizador de Autolibres Renovables, para justificar la autonomía de sus motores.

El tiempo de recarga de la batería es de cinco horas cuando ésta queda completamente vacía, de lo contrario es inferior, proporcionalmente a lo que se haya consumido. Eso puede variar según el modelo de cargador que se utilice.

Pueden ser más baratos. El costo de los motores eléctricos podría ser menor en unos 30 ó 40 días, en caso de aprobarse un decreto en el que el ministerio de Industria viene trabajando para quitar parte de los impuestos que actualmente pagan algunas piezas importadas.

Por ejemplo, los motores trifásicos y los cargadores pagan el máximo impuesto por importación y no se pueden fabricar en Uruguay. Al tratarse de una producción nueva en el país, no hay una ley que abarate los costos de estos artículos, explicó González.

Esas piezas podrían hacerse en Uruguay, lo que permitiría bajar esa carga impositiva y abaratar los costos. “Un motor configurado en unos US$15.000 podría bajar a US$11.000 con la baja en los impuestos”, comentó.

Por ese motivo, a la espera de que el gobierno resuelva, las ventas están en una pausa para no tener inconvenientes con los compradores, en caso de que luego bajen los precios de los motores.

González también sostuvo que espera que la Intendencia Municipal de Montevideo revea un proyecto de ley que manejó tempo atrás, el cual exoneraba del pago de patente por tres años a los coches con energía no contaminante.

“Hay que destacar que esto no es un proyecto para desarrollar un producto. Esto es un motor que ya ha sido elaborado y que está funcionando”, dijo el director organizador de Autolibres Renovables.

Se viene el híbrido. De cara al futuro, Renovables prepara el lanzamiento de su sistema híbrido que le permitirá a los coches utilizar el motor a gasolina y el eléctrico.

“Eso le permite al usuario hacer, por ejemplo, un recorrido de 50 kilómetros con el motor eléctrico y si necesita más autonomía apagarlo para emplear el motor a gasoil”, señaló González.