Nueva York. Las existencias de petróleo y de los productos refinados en Estados Unidos cayeron inesperadamente la semana pasada debido a una baja en las importaciones de crudo, mostró este miércoles un informe de la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA por su siglas en inglés).

Los inventarios de crudo cayeron 2,45 millones de barriles, a 365,18 millones, en la semana del 21 de septiembre, frente a las expectativas de un alza de 900.000 barriles, según EIA.

Las importaciones de petróleo en Estados Unidos cayeron 2,25 millones de barriles por día (bpd), a 7,55 millones de bpd.

La tasa de utilización de refinerías bajó 1,5 puntos porcentuales, al 87,4% de capacidad. Los analistas esperaban un alza en la utilización de instalaciones de 0,3 puntos porcentuales.

Las existencias de gasolina bajaron 481.000 barriles, a 195,83 millones. El mercado esperaba un incremento de 200.000.

Las reservas de destilados, que incluyen diésel y combustible para calefacción, cayeron 482.000 barriles, a 127,75 millones, cuando los analistas aguardaban un alza de 800.000.

Los precios del petróleo en Estados Unidos ampliaban sus pérdidas tras los datos de EIA. A las 15:07 GMT, el crudo en Nueva York caía US$2,17 a US$89,20.

Las existencias en Cushing, punto de entrega de los contratos, cayeron 83.000 barriles, a 43,73 millones de barriles.

"Pese a la baja en los inventarios de crudo, que ocurrió por una caída en las importaciones, el reporte es entre neutral a bajista", dijo John Kilduff de Again Capital Llc.

"El retroceso en los productos refinados fueron moderados frente a la tasa de uso de refinerías por debajo del 90 por ciento de la capacidad. La demanda por gasolina continuará pobre y la categoría destilados ha alcanzado su segunda semana de caída (...) Si esa tendencia continua, más bajas vendrán para los precios de la energía", agregó.