Washington. La crisis del sector aéreo se profundizó este jueves después de que la australiana Qantas Airways Ltd mandara a casa a la mayoría de sus 30.000 empleados e India preparase un paquete de rescate de hasta US$1.600 millones para ayudar a las empresas golpeadas por el coronavirus, según fuentes oficiales.

La Organización de Aviación Civil Internacional de la ONU pidió a los gobiernos mundiales que se aseguren de que las operaciones de carga no se interrumpan para mantener la disponibilidad de medicamentos y equipos críticos como ventiladores, mascarillas y otros artículos sanitarios e higiénicos que ayuden a reducir la propagación de la pandemia del COVID-19.

Los vuelos domésticos se han reducido a un ritmo sin precedentes con la propagación del virus por todo el mundo, con Delta Air Lines Inc dejando en tierra más de 600 aviones, recortando hasta en un 50% los pagos corporativos y reduciendo sus vuelos en más de un 70% a la espera de que la demanda comience a recuperarse.

Las acciones de las aerolíneas estadounidenses cayeron bruscamente el miércoles después de que Washington propusiera un paquete de rescate de US$50.000 millones en préstamos, aunque sin las subvenciones solicitadas por la industria, a fin de ayudar a hacer frente al impacto financiero de la crisis del coronavirus.

La propuesta de préstamos de la administración Trump exigiría a las aerolíneas mantener una cierta cantidad de servicios y limitar el incremento de las bonificaciones a los directivos hasta que se satisfaga la devolución de los préstamos.

En un comunicado dirigido a sus empleados, American Airlines Group Inc rechazó las críticas sobre unas supuestas recompensaciones excesivas a sus accionistas mediante demasiados dividendos y recompras de acciones en tiempos mejores, dejando a la empresa con menos efectivo para hacer frente a la crisis actual.

En China, el epicentro del brote, las cancelaciones de vuelos internacionales están aumentando este mes, llegando a un promedio de 2.938 diarios hasta el momento según cálculos de Reuters basados en los datos de Variflight. En febrero el promedio fue de 2.460 cancelaciones diarios, mientras que en enero fue de 387.