Caracas. La generación de electricidad a escala mundial crecerá en promedio 2,3% interanual desde 2007 a 2035, según lo proyecta la oficina de Administración de Información de Energía (EIA) de Estados Unidos en su reporte de proyecciones de 2010.

La electricidad alimentará una parte del aumento de la demanda final de energía, al punto que crecerá más rápido que la de los combustibles líquidos, gas natural y carbón en todos los sectores, excepto el transporte.

Entre los años 1990 y 2007, el crecimiento de la generación global de electricidad superó la expansión del consumo total de energía (1,9% y 1,3% por año, respectivamente), y el aumento de la demanda continúa superando el alza en el uso de energía, durante todo el período de proyección.

La generación neta de electricidad aumentará 87% a partir de 18,80 billones de kilovatios-hora en 2007 a 25,0 billones de kilovatios-hora en 2020 y 35,2 billones de kilovatios-hora en 2035.

A raíz de la reciente recesión económica global se desaceleró el ritmo de crecimiento de la demanda de electricidad en 2008, mientras 2009 no tuvo variación del consumo con respecto al año precedente. Según la EIA, no se regresará a las tasas de crecimiento anteriores a la recesión hasta por lo menos el año 2015.

El impacto de la recesión en el consumo de electricidad se ha dejado sentir con mayor intensidad en el sector industrial. La demanda en el sector de la construcción (los sectores residencial y comercial) es menos sensible a las cambiantes condiciones económicas que en el sector industrial, porque la colectividad en general, sigue consumiendo electricidad para la calefacción, refrigeración, cocción, e iluminación, incluso en una recesión.

El crecimiento proyectado en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), conocidos como desarrollados, donde los mercados de la electricidad están bien establecidos y los hábitos de consumo son maduros, es más lento que en los no pertenecientes a este grupo, donde una gran cantidad de demanda no está satisfecha en la actualidad.

Se estima que estos países en desarrollo aumenten su consumo de electricidad en 61% entre los años 2007 y 2035.

Los altos precios del combustible fósil registrados entre 2003 y 2008, junto con las preocupaciones ambientales, han renovado el interés en el desarrollo de alternativas a estos carburantes, específicamente la energía nuclear y fuentes renovables.

El carbón sigue y seguirá siendo la materia prima por excelencia para generar electricidad.

En 2007 su uso a escala mundial representó 42%, y se estima que para 2035 su consumo aumente ligeramente a 43%. La generación con carbón crecerá 7,9 billones de kilovatios-hora desde 2007 a 15,0 billones de kilovatios-hora en 2035.

El uso de gas natural aumentará entre 2007 y 2035 a una tasa de 2,1% interanual. Sin embargo, la cantidad total de electricidad generada a partir del gas natural sigue siendo menor que la mitad de la generada con carbón, incluso lo será en 2035.

El carbón sigue y seguirá siendo la materia prima por excelencia para generar electricidad.

El uso de combustibles líquidos fósiles disminuye 0,4% cada año, desde 0,9 billones de kilovatios-hora en 2007 hasta 0,8 billones de kilovatios-hora en 2035.

La generación de electricidad con energía nuclear ha subido de 2,6 billones de kilovatios-hora en 2007 hasta 4,5 billones de kilovatios-hora en 2035. La preocupación por la subida de los precios de los combustibles fósiles, la seguridad energética y las emisiones de gases de efecto invernadero apoyan el desarrollo de nueva capacidad de generación nuclear.

Consumo mundial. El informe de la EIA prevé que el consumo mundial de energía crezca 49% o 1,4% interanual en el período en estudio. El mayor aumento en la demanda se lo llevarán los países no Ocde o en desarrollo, y se estima en 85%.

Mientras tanto, los países Ocde o desarrollados solamente demandarán 14% más en esos 28 años proyectados.

El uso de energía en Asia, liderada por China e India, muestra el crecimiento más robusto de todas las regiones fuera de la Ocde, lo cual queda en evidencia con el aumento de 118% desde 2007 hasta 2035.

La EIA considera, sin embargo, que el fuerte crecimiento del consumo de energía también se prevé para gran parte del resto de las regiones fuera de la Ocde.

Con el aumento acelerado de la población y el acceso a la riqueza de recursos, la demanda de energía en el Oriente Medio se incrementará 82% durante el período de proyección. En América Central y del Sur y África, el consumo de energía crecerá 63%.

El crecimiento más lento se dará entre las regiones fuera de la Ocde de Europa y Eurasia (que incluyen a Rusia y otras repúblicas ex soviéticas), donde el uso de energía repuntará 17% desde 2007 hasta 2035, a medida que disminuye su población, y mejora la eficiencia energética.

Estados Unidos, por el contrario, contraerá su demanda de energía de la torta mundial de 21% en 2007 a aproximadamente 16% en 2035.

Sobre el crecimiento económico, la EIA considera que la mayoría de las naciones del mundo para 2015 habrán reanudado sus tasas esperadas de crecimiento a largo plazo, proyectadas antes de la recesión.

El Producto Interno Bruto mundial se incrementará en un promedio de 3,2% por año desde el año 2007 hasta 2035. Las economías en desarrollo repuntarán en promedio 4,4% interanual, y las de la Ocde en 2,0% cada año.