Más del 50% de los montos transados en la Bolsa de Lima son dominados por un solo sector: el minero. La cifra es lógica. Más del 70% de las exportaciones del país vienen de materias primas, y de ellas, más de la mitad viene de los minerales.

La realidad exportadora chilena no es muy distinta; sin embargo, la única minera que está en la Bolsa de Santiago es Pucobre, una compañía ligada al Grupo Hurtado que vendió en 2009 US$200 millones. La alta presencia de inversionistas extranjeros y la permanencia de Codelco en manos del Estado, explican la poca presencia bursátil. Pero ya son muchos los que están pensando en un cambio de escenario.

En el mercado ya existe un proyecto que contempla la creación de una bolsa de nicho para compañías júnior de la industria. El actual ministro de minería, Laurence Golborne, ya dijo que el tema será una de las prioridades de su gestión.

La iniciativa contempla la reactivación del artículo 57 Bis de la Ley de la Renta -actualmente derogado-, a través del cual los inversionistas podrían descontar de la base imponible hasta 20% de la inversión en este tipo de acciones, y que los títulos de las emisoras no paguen impuestos a la ganancia de capital.

Ya se encargó un análisis al estudio jurídico Philippi, Yrarrázaval, Pulido & Brunner y a la corredora LarrainVial. Según cálculos del ministerio de Minería, durante la administración anterior la apertura de las pymes podría llevar la inversión en exploración a US$1.000 millones anuales, el doble de lo de hoy.

Proyectos a full. Pero lo cierto es que Chile es un país minero. En 2008, la actividad minera representó 17,6% en el PIB de Chile y 20% de los recursos fiscales proviene de esta actividad. La minería fue uno de los pocos sectores que comenzaron a vivir una temprana recuperación en el país, luego de la crisis internacional.

Para este y los próximos años hay diversos proyectos en carpeta, los que según la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) alcanzarían los US$45.000 millones hacia 2017. Las perspectivas para este año por parte de la Sonami son auspiciosas, no sólo en términos de precio del cobre, sino también por la cantidad de proyectos que están contemplados para los próximos años.

El gerente de Estudios de la entidad gremial, Álvaro Merino, estima un crecimiento del PIB minero en torno al 6%, donde se destaca el incremento de la producción de cobre en torno a 400.000 toneladas, “es decir, pasaremos de 5,4 millones de toneladas en 2009 a 5,8 millones toneladas en 2010”.

En cuanto a los proyectos de inversión, Merino explica que “existe una carpeta de proyectos de inversión para el periodo 2010-2017 del orden de US$45.000 millones, de los cuales US$12.000 serían invertidos por Codelco y US$33.000 millones por el sector privado”.

Entre las principales iniciativas se incluye la Fase V y la planta desalinizadora de Minera Escondida, de BHP Billiton; la ampliación de Collahuasi, la que contempla US$750 millones para la fase I, y que comenzará a operar durante este ejercicio, y US$2.500 millones para la fase II.

Por su parte, Antofagasta Minerals -brazo minero del Grupo Luksic- espera para este año poner en marcha el proyecto Esperanza por una inversión total de US$1.900 millones, además de la ampliación de Los Pelambres por US$1.000 millones.

En minería de oro y plata se encuentra el proyecto chileno-argentino Pascua Lama, de  Barrick Gold  por US$3.000 millones. En tanto, la estatal Codelco para este año tiene contemplada una inversión de US$2.300 millones. Del monto total, US$1.366,3 millones serán destinados a la construcción de los denominados proyectos estructurales que impulsa la Corporación, y con los cuales pretende totalizar 2 millones de toneladas de cobre al año.

En junio de este año comenzarán a entrar en operación los proyectos Andina Fase I, por US$1.082,4 millones; Sulfuros Fase de I de Radomiro Tomic, que contempla una inversión de US$394,5 millones, y Pilar Norte de El Teniente, por US$142 millones. Las tres iniciativas requirieron un desembolso de US$1.668,5 millones, y aportarán 290.000 toneladas adicionales de cobre fino al año. Tan favorables son las perspectivas, que se extendió la vida útil de El Salvador hasta 2021, mientras que la proyección de Codelco sólo la contemplaba hasta 2008.

El terremoto y maremoto de fines de febrero no causaron efectos en la minería, por lo que las autoridades no ven riesgos de abastecimiento. Orlando Castillo, gerente general de la Corporación de Bienes de Capital, dice que “las perspectivas se ven bastante bien si consideramos que hace sólo un año estábamos en plena crisis económica mundial, que afectó considerablemente los precios de los commodities”.

Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo del Centro de Estudios del Cobre y la Minería (Cesco), ve un auspicioso 2010 considerando que las inversiones no tuvieron un impacto significativo con la crisis. “Chile, comparado a nivel internacional, tiene mejores posibilidades de desarrollar proyectos”, dice.

En cuanto al precio futuro del cobre, el economista jefe de Celfin Capital, Cristián Gardeweg, proyecta un valor promedio de US$3,20 para este año y de US$3,50 para 2011, poniendo como base una mayor demanda de parte de las economías emergentes.

Cristóbal Doberti, analista de economía de Bice Inversiones, plantea que “los ingresos del Estado provenientes del cobre, le permiten mantener ahorros en fondos externos avaluados en más de US$11.000 millones. Sin embargo, el uso de éstos para liderar la reconstrucción del país, por ejemplo, tendría efectos de apreciación de la moneda nacional”.

¿Mercado o Estado? Aunque el actual gobierno lo ha descartado, muchos están poniendo una vez más en la mesa el tema de colocar parte de la participación societaria de la estatal Codelco en el mercado.

El decano de la Universidad Adolfo Ibáñez y miembro del Comité de Autorregulación de las bolsas de valores, Leonidas Montes, dice que actualmente pasamos por una “gran oportunidad” de atreverse a privatizar parte de Codelco. “Ayudaría a levantar a los afectados por el terremoto, reconstruir mejor, terminar con la pobreza, y asegurar el futuro de la cuprera”, dice.

En el mercado ya se sacan cuentas de cuánto aportaría a éste Codelco. Hace cuatro años, el banco de inversión internacional Goldman Sachs estimó el precio de la cuprera entre US$24.500 millones y US$27.500 millones, tomando como base un precio promedio del cobre de US$1,67 la libra, muy por debajo de los US$3,3 de 2010.

Los estudios sitúan el patrimonio de la compañía hasta en US$100.000 millones, aunque se dice que la firma podría levantar recursos por US$60.000 millones colocando en el mercado 15% de su propiedad. Nada mal para quien quiera tener en un portafolio de acciones chilenas algo de cobre.