El consumo de cemento en España cayó un 14% interanual en junio de este año, según datos de la patronal cementera Oficemen, cuyo presidente Joaquín Estrada auguró un panorama desalentador para el sector tras el anuncio de recorte de obras públicas realizado por Fomento.

En junio de este año, el consumo cayó hasta los 2,36 millones de toneladas. La producción bajó un 6,42% hasta los 2,45 millones de toneladas, con un incremento del 25% en las exportaciones y una caída del 50% en las importaciones.

En datos acumulados, entre enero y junio de 2010 el consumo bajó un 15,92% hasta los 12 millones de toneladas.

"Las perspectivas no son halagüeñas. La decisión del Ejecutivo de paralizar todos los proyectos de infraestructuras que no estén actualmente ejecutados en más de un 80% resulta preocupante", dijo el presidente de la Patronal en una nota de prensa.

El sector del cemento había experimentado continuos años de crecimiento al calor del boom inmobiliario y constructor español, una tendencia que se invirtió en 2008 y 2009, siendo éste último el año con la mayor caída de la historia desde que se contabiliza esta estadística.