Según la tradición cristiana, Jesús comenzó la tarea de evangelización por designio de su Padre, luego la transmitió a sus discípulos y éstos, a su vez, a toda la Iglesia. El objetivo, según el Nuevo Testamento, era “ir y hacer discípulos a todas las naciones”.

Guardando las distancias pertinentes, Otto Icaza, quien hasta hace cuatro meses era el gerente de la filial de la multinacional 3M en Ecuador, asumió una tarea que él define como de “evangelización”: difundir la cultura de Ebusiness en Latinoamérica y lograr que esta división de la compañía sea más rentable.

El año pasado, este gigante estadounidense facturó unos US$1.900 millones en el mercado latinoamericano, pero ni el 1% de esos ingresos fue generado por sus negocios en internet (Ebusiness).

Icaza es realista y afirma que con llegar al 2% hasta fines de este año quedará satisfecho. “Pero si me preguntas cuál es mi meta soñada, te diría que quiero llegar al 10% en dos años”, revela.

La prudencia con la que se ha planteado metas está relacionada con la desigual penetración de internet en los países de la región. Estadísticas de Internet World Stats demuestran que mientras en Chile o Argentina la penetración alcanza el 50%, en otros países como no llega ni al 13% Bolivia, Nicaragua o el mismo Ecuador,.

En estos últimos países, entonces, la misión es más difícil porque primero deben promover el acceso a la web y después concienciar sobre lo que ofrece el Ebusiness.

Aún así, hay señales alentadoras. Según el informe Global Entertainment and Media Outlook 2009-2013, realizado por PricewaterhouseCoopers, la región donde más crecerá la penetración de internet será Latinoamérica, con una tasa compuesta de crecimiento anual del 14,3%.

Impostergable. En enero de este año, George Buckley, CEO de 3M, en una reunión con sus colaboradores, dijo que el desarrollo del Ebusiness es una prioridad para la compañía y que no hay marcha atrás. Él está convencido de que los negocios caminan en esa dirección y los resultados del informe de la PricewaterhouseCoopers le dan la razón.

Según éste, los usuarios están migrando a los dispositivos móviles gracias a la disminución de precios que están experimentando y a la mayor velocidad de acceso disponible en las redes inalámbricas.

En países líderes en telefonía móvil como Estados Unidos, se espera que el 30% de los usuarios utilice este tipo de dispositivos para acceder a internet en 2013, en comparación con el 3% que suponían en 2008. Las predicciones hablan de un crecimiento exponencial. El mismo informe señala que internet se está convirtiendo en un centro de entretenimiento gracias a las aplicaciones de los smartphones. Todo esto hace que las empresas pongan sus ojos en este nicho.

En 3M ya se han comenzado a aplicar tácticas para captar a este segmento. La filial de Venezuela abrió una página en Facebook, además están “colgados” videos de cómo dar primeros auxilios. “La
idea es agregar valor a la web para atraer al consumidor y que, luego, compre”, explica Icaza. Además revela que creará una comunidad virtual para la división de productos odontológicos y una tienda online para la filial de Chile
.

En cifras, el reenfoque de 3M significa que del total invertido por la multinacional en sus canales de ventas, el 90% se seguirá destinando a los tradicionales, mientras que el 10% irá a Ebusiness. El cambio de las funciones de Icaza es una consecuencia de esta nueva prioridad.

Fue promovido al cargo de Gerente de Ebusiness con lo cual asumió la
misión de desarrollar esta división de 3M en Latinoamérica. Cada filial -desde México hasta Argentina- tiene un líder de Ebusiness. Todos ellos reportan a Icaza quien, a su vez, se comunica con sus pares de Europa y Asia para afinar estrategias.

En Ecuador, Icaza no tuvo reemplazo, sino que la filial quedó a cargo de Miguel Ríos, quien desde Perú maneja ese mercado, Bolivia y Paraguay.

Apenas supo de su promoción, Icaza, quien fue el primer ecuatoriano en manejar la filial de 3M en el país, viajó a la matriz en Estados Unidos para capacitarse. Al volver, varias cosas cambiaron en la vida
de este ejecutivo, de 40 años, que es Ingeniero en Sistemas Computacionales y que, antes de ingresar a 3M, trabajó en Microsoft por siete años.

Como ahora sus reuniones son virtuales porque sus subalternos están
en otros países, Icaza dejó atrás su oficina ubicada en la planta de 3M en Durán. También le dijo adiós al horario fijo que antes debía cumplir. Ahora bien puede trabajar desde la sala de su casa, su dormitorio o cerca de la piscina. Va un par de días a la semana a su
antiguo despacho y sus reuniones se pautan tomando en cuenta la diferencia del uso horario entre los países.

Esto que podría sonar muy cómodo, no es tanto así. Las dos horas de diferencia que hay con países como Brasil o Argentina pueden provocar que Icaza esté reunido a las 06h00 (de Ecuador) y sus colaboradores a las 08h00 (de allá). Además le significa estar más pendiente de sus correos, las redes sociales y los avances de los países que tiene a su cargo.

Aunque Icaza está más conectado que nunca, está feliz porque esa flexibilidad de tiempo y espacio que ha ganado con su nuevo cargo, no solo le significará un nuevo reto profesional, sino que le permitirá
vivir a plenitud los primeros momentos de Marissa, su hija recién nacida. Cuando se trata de ella y su esposa Kathryn, Icaza no duda en ponerse offline para el trabajo y dedicarles el debido tiempo, a fin de equilibrar la difícil balanza que es la vida de un alto ejecutivo.