París. Boeing y otras compañías estadounidenses del sector de aviación buscan miles de millones de dólares en ayuda mientras luchan por sobrevivir a un desplome de la demanda causado por la pandemia del coronavirus, mientras que Airbus detuvo su producción en dos instalaciones para fortalecer las medidas sanitarias y de seguridad.

La rápida propagación del virus por todo el mundo ha golpeado a las aerolíneas, debido a que los gobiernos han aplicado restricciones de viajes y los consumidores han dejado de hacer reservas, lo que ha puesto en duda la supervivencia de varias compañías.

Para conservar el efectivo, las aerolíneas están reduciendo vuelos, despidiendo a personal, suspendiendo el pago de dividendos, vendiendo aviones y transportando carga en aviones de pasajeros vacíos.

"Ahora es justo llamar a esto el mayor impacto que la aviación global haya sufrido", dijo el presidente ejecutivo de Qantas Airways Ltd, Alan Joyce, en un memorando enviado este martes a los 30.000 empleados de la aerolínea al que Reuters tuvo acceso.

Las aerolíneas y compañías de transporte de carga estadounidenses han dicho que buscan al menos US$58.000 millones en préstamos y subsidios junto a cambios adicionales a los impuestos, mientras que los aeropuertos buscan US$10.000 millones.

Boeing Co dijo el lunes que está en conversaciones con autoridades de alto rango de la Casa Blanca y líderes del Congreso sobre ayuda en el corto plazo para todo el sector de aviación de Estados Unidos.

Las aerolíneas y compañías de transporte de carga estadounidenses han dicho que buscan al menos US$58.000 millones en préstamos y subsidios junto a cambios adicionales a los impuestos, mientras que los aeropuertos buscan US$10.000 millones.

Las aerolíneas europeas también han aumentado sus pedidos de ayuda gubernamental de emergencia. El tráfico de pasajeros en la región se desplomó en más de la mitad la semana pasada y la situación empeorará por el cierre de fronteras, dijo la asociación comercial Airports Council International Europe.

La consultora de la industria Tourism Economics estimó que los viajes internacionales caerán al menos un 10,5% este año, el mayor descenso interanual.

El fabricante de aviones Airbus SE dijo el martes que pausaría la producción y montaje en sus fábricas en Francia y España durante los próximos cuatro días para poner en vigor estrictas provisiones sanitarias y de seguridad.

Las acciones de Airbus caían más de un 7% a las 0930 GMT, después de las fuertes pérdidas que anotaron en la víspera. Los papeles de Boeing se hundieron un 24% este lunes.

 

LATAM Airlines, el mayor grupo de transporte aéreo de América Latina, dijo el lunes que reducirá en 90% sus operaciones internacionales para hacer frente al brote de coronavirus. La aerolínea también recortará el 40% de sus vuelos domésticos, para una disminución total del 70% de sus vuelos.

En Asia, Qantas, que busca recaudar unos cientos de millones de dólares mediante la refinanciación de algunos aviones, dijo el martes que planea reducir su capacidad internacional en un 90% y la doméstica en un 60%, al menos hasta fines de mayo.

Air New Zealand dijo que reduciría la capacidad de los viajes a Australia en un 80% desde el 30 de marzo al 30 de junio, después de que ambos países dijeron durante el fin de semana que todos los viajeros necesitarían aislarse durante 14 días después de su llegada.

Cathay Pacific Airways de Hong Kong dijo el lunes que alcanzó un acuerdo por US$703,8 millones con el arrendador BOC Aviation para vender y luego arrendar seis aviones Boeing 777-300ER y así recaudar efectivo. Además planea reducir hasta un 90% de su capacidad en abril.