Miami, EE.UU., EFE. La construcción y venta de nuevos edificios de viviendas en el centro urbano de Miami ("downtown") continúa su ascenso, impulsada por una fuerte demanda por parte de compradores internacionales, especialmente de Latinoamérica.

Prueba de la actividad en el sector inmobiliario que vive el centro urbano es la próxima construcción de 25 nuevos edificios de condominios, dijeron este martes a Efe fuentes del sector.

Según la Dirección de Urbanización del Centro de Miami (DDA, por su sigla en inglés), de los 23.000 condominios construidos en el "downtown" durante el "boom" de la construcción menos de medio millar está todavía a la venta, lo que impulsa sustancialmente la edificación y el desarrollo de nuevos proyectos inmobiliarios.

La agente de bienes raíces Alicia Cervera Lamadrid, socia ejecutiva de Cervera Real Estate, cree que la demanda de viviendas residenciales en Miami ha llegado a su "punto culminante".

Según la compañía de bienes raíces Keyes, el precio medio de los condominios se incrementó un 41% desde 2010 y el inventario se redujo un 53%.

"El mercado inmobiliario de Miami está nuevamente caliente. La demanda fuerte de compradores internacionales, especialmente latinoamericanos, junto con la disminución de inventario de condominios a la venta, ha impulsado el lanzamiento de varios nuevos proyectos", explico este viernes a Efe Cervera.

La compañía de Cervera vendió condominios en Miami por un valor total de US$1.000 millones en 2012.

Para la empresaria, el hecho de haber alcanzado tanto éxito en la ventas de unidades de "alta calidad" es una "prueba de la fuerza del mercado inmobiliario de Miami".

Síntoma claro de la revitalización de este mercado es la presencia de numerosas promotoras inmobiliarias interesadas en construir, como la asiática Swire Properties, que está levantando el centro comercial Brickell CityCentre, de unos 56.000 metros cuadrados, que albergará tiendas de lujo.

Asimismo, esta semana salieron a la venta condominios de cuatro nuevas torres residenciales de lujo que se levantarán en el centro urbano.

Los analistas habían pronosticado que se demoraría entre 10 y 15 años para vender el gran inventario de propiedades que tenía acumulado cuando estalló la burbuja inmobiliaria en 2008, que precipitó la caída estrepitosa de la ventas.

Sin embargo, la gran demanda por parte de compradores europeos y especialmente latinoamericanos, con Brasil, Venezuela y Argentina a la cabeza, ha revitalizado el mercado inmobiliario de Miami.