La Ordenanza Municipal para la construcción del Parque Bicentenario, que se construirá en el espacio donde funcionaba el antiguo aeropuerto Mariscal Sucre, propone una ciudad sustentable con alta calidad ambiental, un sistema de construcción con mínimas expropiaciones y el desarrollo del entorno urbano.

Bárbara Scholz, coordinadora de la secretaría de Ordenamiento Territorial Hábitat y Vivienda, explicó que este proyecto propone equidad y participación justa de los beneficios. “La dotación de equipamientos de esta ordenanza partirán de las necesidades públicas y no privadas”, enfatizó.

Las obras públicas realizadas en este sector (parque, vías, espacio público) aumentarán el valor de los suelos de los predios. Este beneficio deberá ser retribuido por los beneficiarios, quienes deberán aportar proporcionalmente para refinanciar los costos de la obra pública.

“Por ejemplo, si una persona tiene un terreno de 400 metros y su vecino uno de 300, ambos deberán aportar con un espacio de sus áreas para la construcción de un parque lineal que de continuidad al área del Bicentenario. Así se reducen las expropiaciones, se mejoran sus fachadas y propietarios y Estado obtienen un beneficio”, explicó.

El Operador Urbano Municipal será la instancia que asesorará a los propietarios en la formulación de proyectos urbanísticos y arquitectónicos, coordinará la obra pública, promoverá esquemas de recuperación de la inversión y organizará alianzas públicas y privadas.

El plan apunta concretar una ciudad policéntrica y compacta en la que se diferencien alturas, se mezclen usos y permita consolidar viviendas. En la cabecera sur estarán permitidas alturas de 12, 16, 20 y 30 pisos; en el sector de la avenida La Prensa de 8 a 10 pisos y en el entorno cabecera norte de 8 a 12 pisos.

También promueve una ciudad diversa e incluyente, que genere una oferta variada de vivienda y que incluya personas de distintos quintiles sociales, por eso 20% de la inversión privada en este sector será destinado a vivienda social.

Obtener vías principales para el tráfico de paso; vías locales para peatones y ciclistas, mediante una planificación que no propone la construcción de más vías, sino la conexión entre vías arteriales y vías locales con el sistema de par vial es otra de las apuestas, para cambiar la visión de este sector de la ciudad.

El parque tendrá una extensión de 217,9 hectáreas (Has) divididas en 6,63 Has correspondientes a la Estación Multimodal Metro de Quito; 5,26 Has a la Unidad Educativa Municipal que albergará aproximadamente 2.400 alumnos; 11,4 Has que serán destinadas para el Centro de Convenciones; y 114 Has reservadas para áreas verdes, recreación y deporte.

Aproximadamente 104.800 usuarios serán beneficiados con esta obra que tentativamente abrirá sus puertas en abril con una inversión que bordea los US$200 millones. El sector inmobiliario estima una inversión aproximada de US$798 a US$2.200 millones, en el que prevé una construcción de 29.000 viviendas.