El cobre subía este martes después de que una liquidación impulsó el interés comprador, pero la perspectiva era frágil mientras los aviones de combate atacaban Libia, los disturbios se propagaban en Oriente Medio y la crisis nuclear en Japón seguía sin resolverse.

Los precios del referencial de cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) subían a US$9.438,50 la tonelada a las 10:45 GMT, después de caer 1,2% este lunes cuando cerró a US$9.405.

"Aún hay apetito por el cobre en niveles menores", dijo Gayle Berry, analista de Barclays Capital.

* "Pero no creo que vayamos a ver una significativa mayor presión al alza todavía ya que hay una gran cantidad de vientos en contra y una gran cantidad de incertidumbre", añadió.

Por ahora, sin embargo, el mercado estaba más tranquilo que la semana pasada cuando las preocupaciones sobre los riesgos en Japón, el norte de Africa y Oriente Medio hicieron que los precios cayeran a menos de US$9.000 la tonelada.

En otros metales, el aluminio estaba a US$2.579 la tonelada, desde US$2.570 del cierre anterior.

El zinc cotizaba a US$2.310,25 contra US$2.280 la tonelada del lunes.

El plomo estaba a US$2.643 versus US$2.645 la tonelada de la sesión previa.

El estaño se negociaba a US$29.930 contra el último valor de US$29.650 la tonelada del lunes.

El níquel estaba a US$26.598 la tonelada contra US$26.750 del cierre previo.