-¿Cuáles son los retos para el empresario ecuatoriano en 2011?

-Tiene que haber en el país una gran concertación pública y privada que lleve a una complementación en todos los aspectos. Esto es fundamental para cualquier sector de la economía. Llegar a esta gran concertación para elaborar un reglamento del Código de la Producción es sumamente importante. Entre los desafíos de 2011 existen factores externos que no dependen del gobierno ni de los empresarios como el comportamiento del dólar y el precio del petróleo. Como industriales pensamos que el dólar va a continuar devaluándose, y eso va a brindar más competitividad al país y va ayudar a amortiguar el impacto que implica el alza salarial determinada por el gobierno, que concluyó que es el 10% para este año. Esta alza salarial que es bastante fuerte va a restar competitividad a varios sectores, pero se amortiguará con la devaluación del dólar. El petróleo estará a un precio del 8 al 10% más alto a lo que recibió Ecuador en el 2011. Estos parámetros ayudan al gobierno.

-¿Cómo se logra esta concertación pública y privada?

-Trabajando en conjunto. Identificando primero las políticas que tiene que llevar a cabo el gobierno que no afecte al sector productivo del país. La industria no es solo una parte de la economía del país. La industria es la parte medular del país, porque es donde se genera la producción. El compromiso del gobierno y el empresario es crear empleo productivo. Necesitamos reglas claras para el sector público y privado. 

“La confianza en un diálogo entre el Gobierno y los empresarios atrae los flujos de capitales”, afirma en sus proyecciones 2011.

Nos preocupa la política fiscal del gobierno. La economía de Ecuador se mueve por el gasto público. Los egresos del Estado son mayores que los ingresos lo que crea un hueco de flujo. ¿Cuáles son las fuentes de endeudamiento del gobierno? ¿Qué capacidad de endeudarse va a tener el gobierno con organismos internacionales, o internamente con el IESS? Estamos con incertidumbre porque no sabemos cuál va ser la política del Estado para mantener una liquidez. Esto frena la inversión. 

Si la reglamentación del Código de la Producción no apunta a insertar a Ecuador dentro del flujo de inversiones extranjeras, ¿qué inversión extranjera va a venir? Es complejo el escenario.

-¿Cuál es la postura del sector empresarial ecuatoriano para trabajar con el gobierno?

-Abierta, totalmente abierta. Y el gobierno tenemos entendido que también está abierto para trabajar con nosotros. Estamos empezando el año, estamos viendo con mucho optimismo esta relación pública y privada. 

-¿Considera que los empresarios del país deben unirse más para tener una posición conjunta?

-Nunca se agotan los esfuerzos para tratar de afianzar la unión. Pero creo que en los temas transversales, en los temas trascendentales ha habido una postura coherente en el sector industrial y empresarial en general y es plasmada por el Comité Empresarial Ecuatoriano para tener una sola voz.

Cuando se trata de problemas de gran profundidad como el Código de la Producción, en casi todos los puntos estuvimos prácticamente de acuerdo en lo que veíamos positivo y negativo.

-¿Cómo ve el 2011?

-Veo un año con un crecimiento igual al 2010. Veo un año muy importante para el país. Va a depender mucho del Código de la Producción. La complementación pública y privada, la confianza que se genere es la que promociona las inversiones, la confianza que existe un diálogo es lo que atrae los flujos de capitales.

Otro aspecto importante es la necesidad de políticas de comercio exterior. Necesitamos ver al Ecuador hacia afuera. ¿Qué nos garantiza a los industriales la prolongación del Atpdea que por el momento se ha prolongado pocas semanas? Hasta que no haya una definición están frenados los contratos. Además se debe definir la política exterior del Ecuador hacia la Unión Europea.