Para continuar con el objetivo de diversificar la matriz energética en El Salvador, la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET) adjudicó este día 94 megavatios de potencia (MW) con recurso solar para un plazo de 20 años que comenzará a contarse a partir del 1° de octubre de 2016.

El proceso de la licitación estuvo liderado por la distribuidora DelSur para un total de energía de 100 MW. Sin embargo, de las 26 ofertas recibidas y que calificaron de acuerdo con el precio, solo tres estuvieron en el marco del techo señalado por Siget.

Así, las tres empresas que tendrán a su cargo el desarrollo de cuatro proyectos para la generación de la energía son UDP NEOEN-ALMAVL, con una planta solar de 60 MW; Solar Reserve Development, con 20 MW; y, UDP Proyecto La Trinidad para dos proyectos de 8 MW y 6 MW.

Luis Reyes, secretario del Consejo Nacional de Energía (CNE), comentó que si se toma como parámetro un costo promedio de US$2 millones por megavatio adjudicado, la inversión en energía solar de estos proyectos podría rondar los US$200 millones en los próximos dos años.

Blanca Coto, titular de la Siget, explicó que aunque la licitación era para generación a partir del recurso solar o eólico, la adjudicación se dio solo para proyectos del primer tipo. Esa decisión se basó en el precio ofertado (entre los US$101,09 y US$123,41 el megavatio), un rango que está muy por debajo del fijado por el pliego tarifario para el trimestre julio-octubre que es de US$171,30 el megavatio.

Según las autoridades del sector, los requisitos que se establecieron para la adjudicación de dichos proyectos incluyeron, entre otras cosas, el apoyo de las compañías, con un 3% de sus ingresos anuales por la venta de energía, a proyectos sociales en las comunidades aledañas a sus desarrollos; y el contar con recursos limpios para la generación, algo que ayudaría a dejar de emitir cerca de 100.000 toneladas de Dióxido de Carbono (CO2).

De momento, las tres compañías ganadoras se encuentran en la etapa de tramitar los permisos para arrancar con la construcción de las generadoras.

La firma que se agenció el mayor de los proyectos, Providencia Solar, es el resultado de una asociación entre la francesa Neoen S.A.S y la salvadoreña Almaval.

Según Gustavo Simán, presidente de la segunda, para edificar la planta de 60 MW, que estará ubicada en el departamento de La Paz y que tendrá la capacidad de abastecer de energía a unos 150.000 salvadoreños, invertirán cerca de US$120 millones.

Sus dimensiones serán tales que Emmanuel Pujol, de Neoen, comentó que esta será la segunda planta solar más grande de la compañía, superada solo por una que está en construcción en Francia y que contará con una capacidad de 350 megavatios.

La segunda, Solar Reserve Development, que para su desarrollo en el país creó la empresa Acajutla Solar, se agenció una generadora de 20 MW, que estará ubicada en el occidente del país.

Finalmente, La Trinidad que logró dos desarrollos de 8 MW y de 6 MW, también en Acajutla, está financiada con capitales estadounidenses provenientes del fondo Real Infraestructure Capital Partners.

Sebastian Libkind, vicepresidente del referido fondo, explicó que en él se encuentran inversionistas gubernamentales de varios países que están interesados en desembolsar capitales en el sector energético nacional, tanto en el proyecto que están por empezar como en nuevos. De hecho, Real Infraestructure Capital Partners hizo una inversión en Guatemala que sirvió para la edificación de una hidroeléctrica de 23 MW.

Avances energéticos. Esta es la segunda adjudicación en energía renovable que se ejecuta en el año. En la primera, realizada en febrero pasado, se agenciaron 35 pequeños proyectos, la mayoría de ellos solares, que generarán un total de 15 megavatios.

Reyes del CNE destacó que, actualmente, el país cuenta con un 75 % de la energía demandada bajo contratos de largo plazo. Un número que ofrece certidumbre tanto para la población porque tendrá asegurado el suministro, como para los inversionistas por la seguridad jurídica y de retorno de inversión que esto da.

Con las nuevas inversiones en generación solar, las autoridades calcularon que El Salvador podría tener hasta cerca de un 6 % de su demanda abastecida con energía producida a partir de ese recurso.