Montevideo. Finalizadas las vacaciones de invierno, los operadores turísticos pasaron raya a julio con resultados "aceptables" para esa época del año. Al importante movimiento de turistas locales en la primera parte del mes, se sumó la presencia de argentinos que fue acorde a las expectativas que se tenían en lo previo. Su llegada también se vio alentada por una mejora en su capacidad de consumo en Uruguay, que también genera optimismo de cara a la próxima temporada estival.

En diálogo con El Observador, el presidente de la Asociación Turística de Colonia, Gerardo Pernigotti indicó que la semana de vacaciones uruguaya en ese departamento fue "tranquila", entre otras cosas por las malas condiciones del clima.

Luego, con el inicio de las vacaciones en Argentina y Brasil el flujo de turistas repuntó. Según el empresario, a diferencia del año pasado, el público argentino cubrió el arribo en menor cantidad de turistas norteños a esa zona del país.

"En el balance, las vacaciones de invierno cerraron igual que las del año pasado. Uno siempre quiere crecer, pero no decrecer ya es bueno" apuntó el empresario. También comentó que el comercio de la zona ha comenzado a percibir un mayor gasto de los turistas de la vecina orilla respecto a meses anteriores.

"La perspectiva es positiva, siempre que un destino queda económicamente favorable eso hace que tenga mayor cantidad de turismo. Ellos (por los argentinos) están teniendo una valorización del peso porque el dólar está quieto y la inflación es bastante grande", señaló.

Si bien el Ministerio de Turismo todavía no tiene cifras oficiales, los operadores han trasmitido a las autoridades que el movimiento fue "interesante", según dijo a El Observador el subsecretario Benjamín Liberoff.

El jerarca explicó que en el litoral del país las termas "estuvieron llenas", en los balnearios del Este la ocupación hotelera fue "importante" al igual que en Colonia, mientras que en Montevideo los hoteleros han comunicado una opinión "bastante positiva".

Liberoff también indicó que la mejora en el poder de compra de los argentinos en Uruguay se ha reflejado en la actividad hotelera, pero también en otros sectores como el gastronómico y las compras en los shopping.

"Hay que ir paso a paso porque la situación es bastante fluida. No hay que batir campanas al vuelo, sino seguir trabajando e ir midiendo", apuntó el jerarca.

Entre los objetivos de política económica, hoy el gobierno argentino apunta sus baterías a reducir la inflación y eso ha postergado el ajuste cambiario que se está procesando de una forma más gradual a lo que podía esperarse a comienzos de año cuando asumió el presidente, Mauricio Macri.

Según el Índice de Capacidad de Consumo de los uruguayos en Argentina que elabora la Unidad de Análisis Económico de El Observador, en los últimos 12 meses a julio, el poder de compra de los salarios locales en le vecino país se redujo 26%.

Se trata de una caída brusca del indicador que alcanzó su menor nivel desde el año 2008. Esto tiene como contraparte que los argentinos incrementaron de forma importante su capacidad de consumo en Uruguay en los últimos tiempos.