Durante 2011 el consumo de carnes en el mercado interno se incrementó en forma leve, avanzando de 94,4 a 94,7 kilos per cápita al año, según datos de la Dirección de Contralor del Mercado Interno del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

En ese marco, se apreció una caída en el consumo de carne bovina, al igual que en el de la carne ovina, en tanto que el consumo de carne porcina y aviar aumentó.

En 2010 el consumo de carne bovina fue 61,2 kilos y en 2011 descendió a 60,6 kilos.

En relación a la carne ovina la caída fue de 4,5 kilos a 4,1 kilos de 2010 a 2011.

En tanto, el consumo de carne porcina fue 9,7 kilos en 2010 y 10,5 kilos en 2011.

Finalmente, en carne aviar el consumo avanzó de 19 kilos a 19,5 kilos de 2010 a 2011.

El consumo total de esas cuatro carnes no ha parado de crecer desde los 81,5 kilos que se registraron durante 2007.

Por otra parte, la carne bovina sigue siendo la más consumida en el mercado uruguayo, no obstante durante el año pasado se visualizó una disminución en el porcentaje de participación pasando de 64,8% al 64%.

En la carne ovina también se observó una disminución del 4,8% al 4,3%.

Las carnes porcina (10,3% a 11,1%) y aviar (20,1% a 20,6%) incrementaron su participación en el mercado.

Conclusiones del informe. Según explicaron los expertos del INAC en su informe, la demanda de carnes en el mercado interno se mantuvo firme visualizándose una redistribución en el consumo; un poco menos de bovino compensado con un poco mas de ave y cerdo llegando a los 94,7 kilos por habitante al año, cifra muy similar a la del año anterior.

El consumo de carne bovina presentó un leve descenso del 1% respecto al año 2010. De todas formas este valor es un 27,3% superior en comparación con el año 2005.

El principal destino de las faenas expedidas hacia el mercado interno de carne bovina sigue siendo el abasto teniendo un 85,8% en el total expedido.

La participación por canales de comercialización de carne bovina fue muy similar a la de los años anteriores, es decir, el 47% en la carnicería tradicional y el 53% restante en los supermercados.

En consumo de carne aviar se ubica en el segundo lugar en las preferencias de consumo en Uruguay alcanzando los 19,5 kilos por habitante por año, un 25% superior al valor registrado en el año 2005.

En Montevideo, la carnicería tradicional es el canal de venta que tiene mayor participación en la comercialización de carne aviar con un 52,3%, representando el supermercado el 47,7% restante.

En los últimos años (al igual que en la carne aviar) se viene observando un incremento en el consumo de carne porcina con una marcada preferencia por el consumo en estado natural, destinándose en este año un 57,6% al abasto.

En Montevideo, el supermercado sigue siendo el canal de venta principal en la comercialización de carne porcina con un 63,9% de participación, representando la carnicería tradicional el 36,1% restante.

En lo que respecta a los determinantes del consumo de carne bovina se observó un incremento en los precios al público en dólares corrientes de 12,9%. Por su parte, la hacienda categoría novillo en ese mismo período aumentó un 19,8% trasladándose a los precios en gancho de carnicería en un 17%.

Este 12,9% se transforma en un 4% cuando se analiza en términos constantes, la inflación en este período fue del 8,6%.

En el precio de las carnes alternativas (aviar y porcina) se observaron comportamientos dispares, disminuyendo el precio de la carne aviar en un 3,2% en dólares corrientes (10,9% en dólares constantes) y aumentando el precio de la carne porcina en 3,2% (disminución del 5% en términos constantes).

Otro factor determinante del consumo, los ingresos de los hogares medido a través de la evolución del IMS mostró un aumento del 12,9%, lo que representó un aumento del 4% en el índice de salario real.