El mercado regional será la fuente de donde la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) de Honduras busca obtener unos 50 megavatios adicionales que requiere el país, para suplir la demanda durante las horas de mayor consumo de la presente temporada seca.

Técnicos y ejecutivos vinculados a empresas de generación térmica coincidieron que el país necesitará durante los meses de marzo, abril y los primeros días de mayo comprar más o menos 50 megavatios.

Según datos de los técnicos, esta potencia sería comprada a Guatemala, El Salvador y quizás a Nicaragua.

Se estima que el precio podría ascender a los 25 centavos de dólar por kilovatio hora como precio promedio. En esta oportunidad, se facilitaría esta transacción gracias a dos líneas que interconectan a Honduras con Nicaragua y El Salvador, más una adicional a Honduras con Guatemala.

La otra opción que tendrían las autoridades de la ENEE sería suspender el suministro eléctrico durante ciertas horas del día a sectores del país, que estén desvinculados con la producción industrial, los centros hospitalarios y la generación de empleo.

Fuentes vinculadas a la estatal eléctrica expresaron que durante la temporada seca del año anterior se elevó tanto la demanda eléctrica que generó que se suspendiera la transmisión de energía entre las 11:00 de la mañana y las 2:00 de la tarde, así como entre las 4:00 de la tarde y las 7:00 de noche, que son las horas de mayor consumo en el día debido a que en los hogares se encienden las estufas eléctricas para preparar los alimentos y las personas regresan a sus hogares y utilizan los aparatos eléctricos.

En este sentido, las autoridades de la ENEE autorizaron el comienzo de las operaciones en las plantas térmicas denominadas Sulzer y Alsthom, que comenzaron a generar unos 40 megavatios y que son administradas por la firma Vetasa.

El comportamiento

El Banco Central de Honduras (BCH), a través del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), monitoreó durante el inicio del verano e inicio de la temporada lluviosa del año anterior y se evidencia un incremento sostenido en el consumo de energía eléctrica con especial énfasis en la generada por las plantas térmicas alimentadas con búnker.

Respecto a la producción de energía eléctrica en enero de 2013, según el BCH, sobresale la de origen térmico (0.4%), hidroeléctrico ( 2.4%) y eólico (12.2%).

Por el lado de la demanda, el consumo de energía eléctrica se incrementó en 7.2%. El suministro de electricidad evidenció un incremento de 2.6% a junio de 2013 (4.8% en 2012), atribuido a la mayor generación de energía eléctrica (2.8%) de origen térmico, eólico y por biomasa, en contraste con la de fuente hídrica, afectada por una menor utilización de la capacidad instalada de generación de la represa Francisco Morazán.

El IMAE reportó en noviembre un crecimiento del suministro de electricidad de 2.0% (4.1% en 2012) por el alza en la generación de energía eléctrica (2.2%), destacándose la de origen térmico y de biomasa.

El gerente de la estatal eléctrica, Emil Hawit, expresó en una reciente conferencia de prensa que en los últimos dos años se reporta un merma en los regímenes de lluvia y que esta condición climática evitó un incremento en los niveles de agua de la central hidroeléctrica Francisco Morazán, El Níspero y Río Lindo.

En similares condiciones se encuentran pequeños embalses hidroeléctricos privados que generan y vende energía a la ENEE.

El panorama

El riesgo que existe, según los técnicos consultados, es que al depender del mercado regional es que en el momento que se requiera la energía en el país, no exista disponibilidad en las naciones vecinas.

En este caso, la ENEE podría suspender el suministro eléctrico a un sector del país, para realizar operaciones de mantenimiento. Por otra parte, el presidente de Comisión de Energía del Colegio de Ingenieros Mecánicos, Electricistas y Químicos de Honduras (Cimeqh), Sigfrido Sandoval, expresó que la energía térmica siempre será necesaria.

Coincidió, de manera reciente el gerente de la ENEE, que se requiere recontratar “en condiciones favorables para el Estado”, las plantas de Elcosa, que genera 80 megavatios y Lufusa I, que aporta 30 megas, para atender la demanda durante las horas de mayor consumo del día.