La empresa electrointensiva Ñane Retã SA, representada por Cuccurullo y Javier Martínez Larrea, firmó este miércoles un contrato de compra de energía con la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) en una tarifa de US$37 el megavatio hora (MW/h).

La entidad instalará una planta fabril de producción de ferroaleaciones en el distrito de Villa Hayes, Departamento de Presidente Hayes, a dos kilómetros del Puente Remanso, sobre la vía que conduce al distrito de Puerto Falcón.   

La planta se erigirá específicamente en el predio del Parque Industrial Terminal Occidental SA, que fuera declarado de interés ministerial por Resolución del Ministerio de Industria y Comercio N° 1257 de fecha 22 de diciembre del año pasado.   

La tarifa iba a trepar a US$ 72 MW/h si la empresa iba a operar 100% en horario de mayor consumo o punta de carga, pero, según el contrato, reducirá su consumo en esos horarios establecidos por la empresa eléctrica del Estado.

Será alimentada en 220 kV desde la subestación Villa Hayes, con una demanda prevista inicial para diciembre de 2013, de 10 MW, que se incrementará gradualmente hasta completar un bloque de 50 MW a partir de diciembre de 2015, con una reducción al 25% en horario de punta de carga.

La tarifa a ser aplicada a la pequeña electrointensiva es la aprobada por Decreto N° 7406 del Ejecutivo del 4 de octubre de 2011, según la ubicación geográfica de la planta que corresponde al Sistema Metropolitano y la modulación de carga en horario de punta o demanda máxima. 

Con la potencia contratada queda garantizada una energía asegurada bajo un factor de carga mensual de hasta 90%, considerando el número de horas del mes y la reducción de potencia en horario de punta de carga del Sistema Interconectado Nacional (SIN), de acuerdo a los datos técnicos.

Si Ñane Retã hubiese optado por una modulación del 100% en horario de punta de carga, la tarifa a aplicarse sería binómica de US$31,70 por kilowatts mes (kW) en concepto de potencia contratada, y US$72,38 MW/h de energía asegurada.

Según las condiciones de contratación y modulación definidas se estiman ingresos de US$2.500.000 anuales al inicio de la operación y de US$12.500.000 al alcanzar el bloque final de potencia.   

Recordemos que Manferro fue la otra empresa con la que la ANDE, bajo las mismas condiciones, firmó contrato el año pasado.

Unos 400 empleos. La nueva planta generará 400 empleos directos y más de 1.500 indirectos, con lo cual la zona obtendrá grandes beneficios, así como  la economía a nivel nacional con la producción de ferroaleaciones e insumo que alimenta una cadena productiva de alto potencial de valor agregado.