Lisboa. La eléctrica portuguesa Energías de Portugal SA ha decidido revisar a la baja su inversión prevista para 2011 hasta 2.000 millones de euros (US$ 2.784 millones), dijo este martes el presidente de la compañía, Antonio Mexia, lo que supone un 17% menos con respecto a lo anunciado el pasado mayo.

EDP había dicho en mayo que preveía invertir 2.400 millones de euros en 2011. La revisión a la baja supone un 33% menos de inversión con respecto a los 3.000 millones de euros gastados en 2010.

Durante su intervención en un acto organizado por el periódico Jornal de Negocios, Mexia justificó la decisión por la caída de la demanda de petróleo en los mercados en que opera EDP, entre ellos Europa, Estados Unidos y Brasil.

El presidente de EDP resaltó que los resultados económicos de la compañía son un 70% superiores a los registrados hace cuatro años, por lo que la empresa "está en camino de duplicar su dimensión".

La eléctrica portuguesa tiene una deuda que supera los 16.000 millones de euros y forma parte, junto a la petrolera Galp Energia SA entre otras empresas, del plan de privatizaciones del gobierno socialista portugués, que posee a través de la estatal Parpública más del 20% de las acciones.

EDP obtuvo durante el primer semestre del año un beneficio neto de 565 millones de euros, un 18% más que en el mismo período del año anterior.

A las 1425, las acciones de EDP caían un 1,8% a 2,57 euros en un mercado a la baja.