Asunción. La representante diplomática argentina Ana María Corradi mantuvo ayer una reunión de trabajo con el vicecanciller nacional, Óscar Cabello Sarubbi, quien le entregó la nota de la Cancillería con la denuncia sobre la operación de exportación de energía de Yacyretá al Brasil por medio de la interconexión Santa María-Garabí.

Al respecto, la embajadora se limitó a responder que enviaría el pedido de informes a la Cancillería argentina. “He recibido la nota e inmediatamente vamos a hacer las gestiones pertinentes para dar la respuesta al Gobierno del Paraguay”, señaló. Agregó que independientemente de esto, “nosotros acostumbramos desde nuestra Embajada hacer las gestiones con la dirección de energía de la EBY e inmediatamente tengamos la respuesta, la daremos a conocer a la Cancillería del Paraguay”, explicó.

En otro momento, la embajadora Corradi intentó justificar el hecho, afirmando que no se trató de una operación comercial. “Me animo a decirles que no se trata, una vez más, descartar que sea una venta de energía de Argentina. Nosotros, en otra oportunidad, habíamos solicitado una información en una situación como esta, y en aquel momento tuvimos las respuestas y las explicaciones del caso. No se trataba de una venta (sino) únicamente de un préstamo a Brasil. La energía que se produce en Yacyretá es exclusivamente para consumo de energía de Paraguay, y Argentina cumple con eso, con lo establecido (en el tratado)”, aseguró la diplomática.

Al hacerle la observación de que el Tratado de Yacyretá establece que no se puede hacer ese tipo de cesiones, Corradi apuntó que el tratado dice “que no se puede realizar venta”.

En rigor, el Art. XIV del Tratado consagra que “la adquisición de electricidad de Yacyretá será realizada por A y E y por ANDE, las cuales podrán hacerlo por intermedio de las empresas o entidades paraguayas o argentinas que indiquen”.

El Art. XIII aclara que Argentina solo tiene preferencia para adquirir el excedente paraguayo en Yacyretá, luego no hay lugar para una empresa brasileña.