Madrid. El embotellador único de Coca-Cola en España tiene la "aspiración legítima" de ser socio de referencia de la multinacional en más de un país, y Europa es, por proximidad geográfica, donde las compras darían sinergias, según asegura el director general de Coca-Cola Iberia, Fernando Amenedo.

En una entrevista, Amenedo recuerda que los analistas han apuntado que el embotellador español podría aspirar a hacerse con el de Alemania, una vez que la multinacional estadounidense, que es quien lo opera, decidiera cederlo a un tercero, y tras descartar la embotelladora Hellenic ejecutar su derecho preferente de compra.

"Hay una aspiración legítima" de los embotelladores españoles de poder ser un socio de referencia para Coca-Cola en más de un país; es "una ambición que se la han ganado" por los resultados que han hecho en los últimos años, destaca.

Amenedo afirma que esta ambición legítima de un sistema que "lo ha hecho muy bien" está presente entre las razones de la fusión de los ocho embotelladores (siete España y una en Portugal), que les permitirá, además, ganar eficiencias y mayor agilidad a la hora de tomar decisiones.

A su juicio, debido a la estructura peculiar de los ocho embotelladores la división se había quedado un poco limitada en el negocio local en España y Portugal.

Esta situación contrastaba con los anhelos de los embotelladores, quienes se preguntaban que "si somos tan buenos y un modelo a imitar en muchas cosas, por qué no podemos tener la legítima aspiración a expandirnos", señala.

Movimientos de crecimiento que -recuerda Amenedo- sí han hecho embotelladoras individuales como Cobega, que cuenta con envasadoras en países de África y en Islandia.

Consciente de que al embotellador único de Coca-Cola en España su decisión de crecer le supondrá dedicar importantes recursos financieros, reconoce que habrá que ver dónde les llevan los requisitos.

"Se van a necesitar recursos para poder afrontar los planes de crecimiento y cumplir con la voluntad de liderar en un futuro más o menos próximo", asegura.

El nuevo embotellador de Coca-Cola en España lo forman ahora los ocho embotelladores que participan en el capital, en función de sus valoraciones, y cuenta con un consejo de administración único para España y Portugal que permitirá adoptar decisiones de una forma más rápida.

Para Amenedo, la voluntad de Coca-Cola Iberia es liderar el mercado de bebidas no alcohólicas.

La compañía representa una parte muy pequeña del total, solo el 12%, "por lo que tenemos mucho recorrido", precisa.

Así, mientras que la empresa en el mercado español está presente en los sectores de aguas envasadas, zumos, bebidas con gas y bebidas sin gas, en otros países como Japón, Alemania y México opera, además, en el negocio del café; en México, en lácteos con Santa Clara; y en otros, de una forma más específica en té.

Aunque ve Europa como el mercado más claro a la hora a crecer, por su proximidad geográfica y por donde está situada la compañía, a partir de ahí "cualquier oportunidad se discutiría".

En el mercado europeo son tres los grandes grupos embotelladores, además del español: Hellenic, originalmente de Grecia, pero que embotella para muchos países; Coca-Cola Enterprises (Reino Unido, Francia, Países Bajos y Escandinavia) y Alemania, que lo opera la propia multinacional Coca-Cola.