El fabricante brasileño de aviones Embraer anunció que, tras superar con éxito todas las revisiones del proyecto, está listo para comenzar a fabricar el primer prototipo del KC-390, un avión de carga y transporte militar con el que pretende sustituir parte de los Hércules estadounidenses aún en operación.

El anuncio fue hecho luego de que la Empresa Brasileña de Aeronáutica (Embraer) concluyera exitosamente junto a la Fuerza Aérea Brasileña (FAB), su socio en el proyecto, la llamada Revisión Crítica de Proyecto, en la que fueron confirmadas las configuraciones aerodinámicas y estructurales definitivas de la aeronave.

La revisión final del proyecto, un proceso que se extendió por casi dos semanas en las instalaciones de Embraer en la ciudad de Sao José dos Campos, también permitió confirmar la arquitectura y los sistemas de la futura aeronave, según un comunicado del constructor.

Todo el proceso, agregó Embraer, "demostró que el proyecto está maduro lo suficiente como para iniciar la fabricación de las aeronaves prototipo".

"Concluimos una etapa importante del Programa KC-390. Vamos a iniciar ahora la fase de producción de los prototipos", aseguró Luiz Carlos Aguiar, presidente de la subsidiaria de Embraer para el sector de Defensa y Seguridad, citado en el comunicado de la empresa.

De acuerdo con la nota, la fabricación de las primeras piezas de los prototipos será iniciada en breve y todas las actividades están planificadas para que el primer vuelo de la aeronave pueda ser realizado en el segundo semestre de 2014.

Según el constructor, el KC-390 es el mayor avión hasta ahora proyectado por la industria aeronáutica brasileña y puede ser un modelo para otras aeronaves de transporte militar de tamaño mediano en términos de desempeño y capacidad de carga.

El fabricante brasileño espera que el avión pueda sustituir los ya fuera de línea "Hércules" (C-130) utilizados por varios países y cuya vida útil comienza a agotarse.

Según los planes de Embraer, el carguero tendrá capacidad para transportar hasta 64 paracaidistas, 13 soldados y un blindado ligero.

El avión contará con una cabina amplia y una rampa trasera para facilitar la carga de vehículos blindados, y podrá ser adaptado para misiones de evacuación médica.

El KC-390 podrá ser reabastecido en vuelo y al mismo tiempo tendrá capacidad para abastecer de combustible a otras aeronaves tanto en el aire como en suelo.

El carguero, con cerca de 81.000 kilos de peso y 35 metros de envergadura, tendrá un costo aproximado de US$50 millones, por debajo de los US$62 millones de costo del Hércules.