Santiago. - Las aerolíneas del mundo tendrán que ser "flexibles" para lidiar con las consecuencias de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, un escenario que podría afectar al sector y llevar a cambios en las redes, dijo el viernes a Reuters un ejecutivo de alto rango de Emirates Airlines.

Estados Unidos y China comenzaron más temprano a aplicar aranceles recíprocos sobre sus importaciones por un valor de US$34.000 millones y Pekín acusó a Washington de desencadenar la "mayor guerra comercial" de la historia económica.

"Como aerolínea, siempre se debe ser flexible, se debe ser fluido en lo que se hace", dijo Hubert Frach, vicepresidente senior de Operaciones Comerciales de Emirates para América y Europa, tras un evento en la capital chilena.

"Si un mercado muestra alguna debilidad, o trabajas más e intentas encontrar nuevos segmentos de mercado, o en el mediano a largo plazo reasignas tu flota y cambias (...) tu red", agregó.

El ejecutivo, de visita en el país sudamericano por el estreno de la ruta que unirá Santiago con Dubái vía Sao Paulo, reconoció que aún era muy pronto para estimar el impacto de las disputas entre las dos principales potencias mundiales, aunque subrayó que estas también podrían presentar "oportunidades".

"Si es que afecta, entonces tendremos que ver, porque siempre hay otra oportunidad en otro lugar. Y así es como nos estamos manejando en otros lados", afirmó.

Emirates, que cuenta con decenas de vuelos que conectan ciudades en China con destinos en Occidente, competirá en la ruta Santiago-Sao Paulo, una de las más demandadas en Sudamérica, principalmente con la gigante regional LATAM Airlines y la colombiana Avianca.