Sindicatos de Itaipú en Paraguay acusan al director general interino, Gustavo Codas, y a los integrantes de su administración de buscar “la destrucción” de las organizaciones nacionales de funcionarios y trabajadores con “medidas coercitivas” y violaciones del contrato colectivo de trabajo. Ante esa situación se declaran en huelga general, medida que arrancará hora 0 de mañana.

La medida de fuerza es propiciada por el Sindicato de Trabajadores de la Empresa Itaipú Binacional. (Steibi), Sindicato de Trabajadores de Itaipú Binacional (Sitraibi) y el Sindicato de Conductores del Alto Paraná (Siconap/s), con la adhesión del Sindicato de Ingenieros de Centrales Hidroeléctricas del Alto Paraná (Sichap).

Los dirigentes sindicales garantizaron en los últimos días que la medida de fuerza no va a perjudicar la operatividad de la usina, pero sí paralizará todo lo relacionado las cuestiones administrativas. En principio se menciona que la huelga se extenderá por treinta días.

Los gremios acusan a la administración paraguaya, además del incumplimiento de los términos del actual contrato colectivo, de trabar la firma de un nuevo instrumento con los tres principales sindicatos de la entidad, el Steibi, Sitraibi y Sinconap/s que, según manifiestan, representan al 90% de los trabajadores de la Itaipú y que cuentan con 1.700 afiliados.

Denuncian que en la conducción actual de Gustavo Codas se está pretendiendo hacer valer la firma de un supuesto contrato acordado con una minoría de los trabajadores, con lo que pretenden desconocer los reclamos de la mayoría e ignorar las normativas que rigen el derecho colectivo.

“Debilitar a los sindicatos”. Critican los constantes comunicados “tergiversados y mal intencionados” que viene emitiendo la cúpula paraguaya de la Itaipú, con la clara intención de debilitar la figura de los sindicatos representativos.

“Llegando hasta el punto que rayan la tipificación de malversación de fondos, al hacer depósitos de dinero en las cuentas bancarias de los empleados en concepto de conciliación de interés por el cierre de las negociaciones del contrato colectivo de condiciones de trabajo con los sindicatos gremiales minoritarios, todo esto sin autorización de los afectados, desconociendo la resolución de las asambleas del Steibi, Sitraibi y Siconap/s”, añaden en un pronunciamiento.

Los gremios que organizan el paro cuestionan además a Codas y su equipo, entre los cuales mencionan a Constancio Mendoza, Rubén Brasa y Pedro Mancuello, además de Eusebio Ayala y Gladys Benegas, “por la manera ambigua en que están pretendiendo establecer en el nuevo contrato colectivo el Art. 88, que se ocupa de lo relacionado a la antigüedad para ocupar los cargos gerenciales”, agregan.

“Reivindicamos la modificación del mismo por su importancia para la vida institucional de la Itaipú, de modo a no lesionar los intereses y la carrera profesional de los empleados del cuadro propio. Esta ambigüedad es la que permitió siempre la contratación directa, y sin mérito alguno, de nuevos empleados, por lo que consideramos que su modificación es necesaria e impostergable”, apuntan.

Dicen que entre los afiliados de los gremios que vienen reclamando sus derechos y que ahora, debido a la intransigencia de la cúpula paraguaya de la Itaipú se ven obligados a llevar adelante la medida de fuerza no están aquellos que son constantemente denunciados por los medios, por la autoasignación de jugosos aumentos salariales o vienen cobrando doble salario, “ni los que se siguen viciados con la industria del viático y las horas extras”, denuncian también los sindicatos en el pronunciamiento de referencia.

Ningún acuerdo. Los gremialistas remitieron el pasado 29 de abril una nota al presidente Fernando Lugo en la que le manifestaron su desacuerdo con la administración actual. “Los trabajadores de la Itaipú han sido lacerados por la incomprensión y por actitudes mezquinas de los directores de turno de la entidad”, dice el documento.

“Señor presidente, somos conscientes de que una declaración de huelga es la última herramienta que tienen los trabajadores para reivindicar sus derechos laborales. Lastimosamente no hemos podido llegar a ningún acuerdo por la intolerancia de los representantes de la Itaipú”, mencionan luego en su nota los sindicalistas.