El sector de energía renovable creó más de 500.000 nuevos empleos en todo el mundo en 2017, un aumento del 5,3% con respecto a 2016, según los últimos datos divulgados por la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA). Según la quinta edición del informe Renewable Energy and Jobs - Annual Review, lanzado hoy en la 15ª Reunión del Consejo de IRENA en Abu Dhabi, el número total de personas empleadas en el sector (incluyendo grandes hidroeléctricas) está actualmente en 10,3 millones, superando la marca de los 10 millones por primera vez.

China, Brasil, Estados Unidos, India, Alemania y Japón siguen siendo los mayores empleadores del mercado de energía renovable en el mundo, representando más del 70% de todos los empleos en el sector globalmente. Aunque un número creciente de países está cosechando los beneficios socioeconómicos de las energías renovables, la mayor parte de la producción ocurre en relativamente pocos países y los mercados domésticos varían enormemente en tamaño.

"La energía renovable se ha convertido en un pilar del crecimiento económico de bajo carbono para gobiernos en todo el mundo, un hecho reflejado por el creciente número de empleos creados en el sector", declaró Adnan Z. Amin, director general de la Agencia Internacional de Energía Renovable .

"Los datos también resaltan un cuadro cada vez más regionalizado, destacando que los beneficios económicos, sociales y ambientales de las energías renovables son más evidentes en los países donde existen políticas atractivas para el sector", continuó el Sr. Amin. "Fundamentalmente, esos datos apoyan nuestro análisis de que la descarbonización del sistema energético global puede hacer que la economía global crezca y creará hasta 28 millones de empleos en el sector para 2050".

La industria eólica se ha retraído ligeramente el año pasado a 1,15 millones de empleos en todo el mundo. Aunque los empleos de este segmento se encuentran en un número relativamente pequeño de países, el grado de concentración es menor que en el sector fotovoltaico solar.

El segmento de energía solar fotovoltaica sigue siendo el mayor empleador de todas las tecnologías de energía renovable, respondiendo por cerca de 3,4 millones de empleos, casi un 9% a partir de 2016, tras un récord de 94 gigavatios (GW) en 2017. Se estima que China responde por dos tercios de los empleos fotovoltaicos, equivalente a 2,2 millones, lo que representa una expansión del 13% con respecto al año anterior.

A pesar de una ligera caída en Japón y Estados Unidos, los dos países siguieron a China como los mayores mercados de empleos en energía solar fotovoltaica en el mundo. India y Bangladesh completan la lista de los cinco principales empleadores globales en este segmento, que juntos responden por cerca del 90% de los empleos en energía solar fotovoltaica en todo el mundo.

La industria eólica se ha retraído ligeramente el año pasado a 1,15 millones de empleos en todo el mundo. Aunque los empleos de este segmento se encuentran en un número relativamente pequeño de países, el grado de concentración es menor que en el sector fotovoltaico solar. China responde por el 44% de los empleos en energía eólica en todo el mundo, seguida por Europa y América del Norte, con un 30% y un 10%, respectivamente. La mitad de los diez principales países con la mayor capacidad instalada de energía eólica del mundo son europeos.

"La transformación del sector energético es una de las oportunidades de mejorar la economía y aumentar el bienestar social a medida que los países implementan políticas de apoyo y estructuras reguladoras atractivas para impulsar el crecimiento industrial y la creación de empleos sostenibles”, dijo Rabia Ferroukhi, jefe de la Unidad de Políticas de IRENA y Director de Conocimiento, Política y Finanzas de la agencia.

"Al proporcionar a los formuladores de políticas ese nivel de detalle sobre la composición de los requisitos de empleo y habilidades en energía renovable, los países pueden tomar decisiones informadas sobre varios objetivos nacionales importantes, desde educación y entrenamiento hasta políticas industriales y regulaciones del mercado de trabajo", continuó el Dr. Ferroukhi. "Tales consideraciones apoyarán una transición justa y equitativa a un sistema energético basado en energías renovables."

Sobre la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA). IRENA es una organización intergubernamental global con 156 miembros (155 Estados y la Unión Europea) y otros 24 países en fase de adhesión, que apoya las naciones en su transición hacia un futuro energético sostenible. IRENA sirve como la principal plataforma de cooperación internacional, un centro de excelencia y un repositorio de conocimiento sobre políticas, tecnología, recursos y finanzas sobre energía renovable. IRENA promueve la adopción generalizada y el uso sostenible de todas las formas de energía renovable en la búsqueda del desarrollo sostenible, el acceso a la energía, la seguridad energética y el crecimiento económico y la prosperidad de bajo carbono.