Con el objetivo de convertirse en profesional y dejar atrás la etapa universitaria, Gerardo Gran Scheuch, egresado de ingeniería en construcción de la Universidad Central de Chile, dio con la innovadora idea de fabricar ladrillos sustentables en base a plástico, iniciativa que sería única en el país sudamericano y pionera dentro de la región.

Para esto, su tesis debía desarrollar esa idea, y por cierto, realizar un trabajo que además contribuyera al medio ambiente. Así, Gerardo se puso a investigar, y en eso estaba cuando se encontró que en Argentina se habían creado ladrillos con este material.

Tras diversos análisis dio con la combinación, logrando adaptar su iniciativa a la realidad chilena.

Así, la confección de este ladrillo en base a plástico, es más rápida y menos contaminante, dado que no requiere de un horno para que se seque, sino sólo exponerlo al sol, lo que implica, que el material no “contamina con la combustión por la madera que se quema en el horno, por lo que además contribuye a evitar la tala de árboles”, aseguró el creador del proyecto.

Una vez que el proyecto esté finalizado, Gran evalúa presentar la iniciativa a diversos fondos, mientras que la Universidad Central lo ayudaría en las gestiones para ofrecer el producto a entidades gubernamentales y a empresas que podrían estar interesadas en la iniciatival.