La Paz. El directorio de la EBIH aseguró que la empresa cumplirá con su rol constitucional y continuará con la ejecución de los proyectos de industrialización a pesar del decreto que transfiere los mismos a YPFB.

El capital de US$300 millones de la EBIH sería también traspasado a la petrolera estatal.

El Decreto 0922 aprobado por el Ejecutivo el 29 de junio del 2011 autoriza al Ministerio de Hidrocarburos y Energía (MHE) —en el marco de la Política Nacional de Hidrocarburos— determinar los proyectos de industrialización a ser ejecutados por Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

“Este decreto no está enmarcado en la ley y no puede estar por encima de la Constitución que es de carácter obligatorio y vinculante, por lo que nosotros como directorio vamos a defender nuestra empresa”, aseguró el directivo de la Empresa Boliviana de Industrialización de los Hidrocarburos (EBIH), Luis Fernando Gaya.

El Artículo 363 de la Constitución Política del Estado (CPE) define a la EBIH como una empresa autárquica de derecho público, con autonomía de gestión administrativa, técnica y económica y como “responsable de ejecutar, en representación del Estado, la industrialización de los hidrocarburos”.

A decir de Gaya, la Gerencia Nacional de Industrialización de YPFB “no puede hacerse cargo” de esta tarea “durante cinco años, por diferentes motivos, pero la EBIH fue efectiva en un lapso de ocho meses elaborando siete proyectos de industrialización que están en diferentes fases”.

Decisión. El 15 de julio, el ministro del área, José Luis Gutiérrez, confirmó que YPFB iniciará la industrialización del gas con la ejecución del proyecto Urea Carrasco, para luego efectuar, junto a la EBIH, los estudios a diseño final de las plantas de polietilenos. Posteriormente, dijo, Yacimientos realizará los estudios para la construcción de una planta de GTL (conversión de gas a líquidos, por sus siglas en inglés).

“La EBIH —que es una empresa de reciente creación— tiene que manejar miles de millones de dólares”, lo cual es “una responsabilidad muy complicada, porque todavía no tiene el personal capacitado (...). YPFB tiene la experiencia y el cuerpo técnico para implementar (estos proyectos)”, explicó.

La industrializadora tenía proyectado ejecutar hasta el 2017 la construcción de las plantas de primera generación (Urea Carrasco, GTL Carrasco, Urea Mutún, Polietilenos Mutún y Polietilenos Gran Chaco) con una inversión estimada de $us 6.000 millones. Había terminado el estudio de ingeniería conceptual de Urea Carrasco y su Esquema de Negocios, y preparaba su estudio de ingeniería conceptual.

Para cumplir con estos objetivos, la EBIH nació con un capital inicial de $us 300 millones otorgados a través de un crédito del Banco Central de Bolivia (BCB), pero la nueva disposición revertiría estos recursos. “Tengo entendido que hasta eso nos lo quieren quitar”, sostuvo Gaya. Además, agregó, “la tuición de YPFB sobre la EBIH es de control y fiscalización: eso está claro, tenemos que trabajar con ellos, pero sin que se avasalle nuestras funciones”.

Según Gutiérrez, la EBIH tendrá una función “administrativa” en la ejecución de los proyectos de industrialización, mientras capacita su personal.

Industria del gas al año 2016

El Plan Quinquenal de Industrialización del Gas Natural 2011-2016 de YPFB incluye la ejecución de los proyectos petroquímicos de primera generación relacionados con la obtención de fertilizantes nitrogenados (urea), polietilenos y la transformación de gas a líquidos para acelerar la industrialización del gas natural en Bolivia.

YPFB produjo mayor cantidad de gas natural en agosto

YPFB incrementó en agosto la comercialización de gas a un promedio de 45,71 MMmcd por la mayor demanda de los mercados de Brasil y Argentina, así como el creciente consumo del energético en el mercado interno.

El mes anterior, se exportó a Brasil un volumen promedio de gas de 29,08 millones de metros cúbicos día (MMmcd) y a la Argentina 7,16 MMmcd, informó el director Nacional de Gas Natural de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Jorge Sosa.

Asimismo, el consumo general promedio de gas en el mercado interno llegó a 9,44 MMmcd por la mayor demanda del energético en las termoeléctricas y en el consumo domiciliario, explicó.