La Empresa Boliviana del Oro (EBO) iniciará sus operaciones con un capital de US$2 millones para la compra de oro de los mineros y empresas legalmente establecidas en las regiones auríferas de Bolivia. La compra se hará a través de agencias que se establecerán en las próximas semanas.

Tras los operativos de intervención en zonas de explotación ilegal aurífera del país, el gobierno implementará una estrategia para “formalizar” el comercio, la explotación y posterior industrialización del mineral precioso.

Así lo informó en declaraciones a medios estatales el director de la Agencia para el Desarrollo de Macrorregiones y Zonas Fronterizas (Ademaf), Juan Ramón Quintana. “El Presidente Evo Morales ya decidió otorgar US$2 millones para la compra de oro a los mineros y empresarios”, manifestó.

La compra se efectuará a través de oficinas que se instalarán en el norte de La Paz, en la Amazonia y en la Chiquitania, las cuales “funcionarán en las próximas tres semanas”, aseguró.

La segunda fase de operaciones de la EBO se iniciará en enero con la instalación de equipos para la explotación de las reservas de oro. “Luego de refinarlo, ese oro vendrá al Estado para incrementar las reservas del Banco Central de Bolivia”, explicó.

Existe la posibilidad, además, de que para el aprovechamiento de estos recursos el estado constituya sociedades anónimas mixtas (SAM) con las empresas que ya operan de forma legal en esos sectores. Sin embargo, agregó, el estado tendrá que tener el control del 70% de las SAM así establecidas. “Va a haber una nacionalización indirecta. El empresario privado va a seguir teniendo utilidades del 30%, pero la mayor parte de la producción se va a quedar en el país”, indicó.

Con estas medidas, dijo, habrá más oro para el sector artesanal que trabaja con este mineral, lo que también beneficia a Bolivia a través del pago de impuestos.