Santiago. La empresa chilena Crystal Lagoons está construyendo en la ciudad egipcia Sharm el Sheija una piscina artificial que se convertirá en la más grande del planeta, según informó este lunes la consultora CMA citada por Estrategia.

La alberca tendrá 12,5 hectáreas, estará terminada a inicios del próximo año y pretende transformar a esta ciudad del estrecho de Tirana (en la península del Sinaí) en un epicentro turístico capaz de atraer visitantes de todo el mundo, pues se sumará a sus ricos y hermosos arrecifes de coral.

El gerente comercial de la empresa chilena, Eduardo Klein, explicó que la tecnología empleada posibilitará usar menos agua que en otros proyectos similares que han realizado, como la gigantesca piscina de San Alfonso del Mar (a unos 100 kilómetros al poniente de Santiago), que ostenta el récord mundial por su tamaño.

Esta empresa está desarrollando iniciativas similares en Chile, República Dominicana, Guatema, México, Panamá, Perú, China, Singapur, Jordania y Dubai.

Klein añadió que la piscina artificial significará un valor agregado a un proyecto que contempla la construcción de 3.000 viviendas residenciales, seis hoteles de cinco estrellas, varios campos de golf, un centro comercial y un museo.

Esta compañía ha desarrollado una tecnología única a nivel mundial para mantener limpia el agua, que es la gran complejidad que tiene este tipo de proyectos.