Buenos Aires. Una empresa china prevé invertir en la industria cárnica de la provincia argentina de Santa Fe, lo que fue destacado hoy jueves por la prensa local.

"Bright Food Corporation firmó una carta de intención para participar en distintos segmentos de este negocio, e incluso prevé la compra de un frigorífico", subrayó el diario Cronista Comercial.

"En principio la inversión abarcará a la producción de carne, pero es sólo el comienzo", dijo Gustavo Zamar, del Consejo Regional Económico del Norte Santafesino (Corenosa).

El directivo resaltó que "China tiene una demanda inmediata de consumo que nosotros podemos resolver y este puede ser el eslabón más de una cadena de oportunidades".

A su turno, la secretaria de Integración Nacional del Ministerio de Agricultura nacional, María del Carmen Alarcón, señaló que la inversión que hará la empresa abarcará una cadena de valor completa de carne.

"Este proyecto que nosotros hemos trabajado en la Argentina y que le presentamos a la empresa china es único en el mundo. No existe otro proyecto que abarque toda la cadena de valor, es decir, desde la pastura, la exportación y hasta la góndola", precisó.

Sobre la forma en la que se pondrá en marcha el proyecto, se informó que en una primera etapa la empresa china va a realizar el desarrollo de la materia prima y de la cría y recría, pasando por el incentivo a productores de la genética y de la tecnología, mientras que la segunda etapa será la de la faena.

China y Argentina, ambos importantes mercados emergentes, vienen impulsando los intercambios y la cooperación, compartiendo las oportunidades de desarrollo y trabajando juntos para enfrentar sus desafíos comunes, en el marco de una relación que reviste el grado de asociación estratégica integral.

Argentina, un productor tradicional de productos agrarios primarios y país exportador, mantiene relaciones diplomáticas desde 1972 con China, su segundo mayor socio comercial, al que aspira a exportar más productos de alta tecnología y con valor agregado, dado que busca optimizar su estructura económica.

Beijing ayuda a Buenos Aires en industrias estratégicas como el ferrocarril, la ingeniería hidráulica y la energía nuclear; mientras que el país latinoamericano, que cuenta con una avanzada tecnología en los sectores relacionados con la agricultura, ayuda a China a mejorar su seguridad alimenticia.