Nueva York. El contratista privado de seguridad antes conocido como Blackwater Worldwide, que ha protegido a funcionarios de Estados Unidos en Afganistán e Irak, accedió a pagar US$42 millones por violaciones a la ley de exportación del país, informó el viernes el New York Times.

Las violaciones incluyen la exportación ilegal de armas a Afganistán, realizar propuestas no autorizadas para entrenar soldados en el sur de Sudán y dar entrenamiento de francotiradores a la policía en Taiwán, informó el Times, cintando a funcionarios no identificados del gobierno y la compañía con conocimiento del acuerdo.

El diario informó que al alcanzar el acuerdo con el Departamento de Estado de Estados Unidos para pagar las multas, la compañía, ahora llamada Xe Services, evita acusaciones criminales sobre las violaciones a las normas de control de exportaciones del país.

La firma privada, con base en Carolina del Norte, está a la venta, destacó el Times. El acuerdo no resuelve otros problemas legales que aún enfrenta la compañía, sus ex ejecutivos y otros miembros de su personal, dijo el Times.

Esos temas incluyen las acusaciones contra cinco ex ejecutivos por cargos sobre armas y obstrucción, una investigación federal sobre si los funcionarios de la compañía intentaron sobornar a funcionarios iraquíes, y el arresto de dos ex guardias de Blackwater por cargos federales sobre la muerte de dos afganos.

Una corte de Estados Unidos ha rechazado los cargos contra los guardias de Blackwater acusados de matar a 14 civiles iraquíes en Bagdad en el 2007. Una investigación federal sobre los cargamentos de armas de Blackwater a Irak motivaron la declaración de culpabilidad de dos ex empleados de Blackwater.

Al pagar las multas a cambio de enfrentar cargos criminales por las violaciones a las normas de exportaciones, la compañía podrá continuar recibiendo contratos del Gobierno, según el Times.

Según el Times, una portavoz de la compañía confirmó el acuerdo, pero un portavoz del Departamento de Estado declinó realizar comentarios.

El diario destacó que la compañía perdió su mayor contrato federal el año pasado, brindando seguridad a diplomáticos y personal de la embajada de Estados Unidos en Bagdad, pero aún tiene contratos para brindar seguridad al Departamento de Estado y la CIA en Afganistán.