San Juan. El precio que pagan los hogares de Puerto Rico por la electricidad duplica a la media de EE.UU., ya que las tarifas de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), que ejerce el monopolio en la isla, son las décimas más caras de las ofertadas por las 330 empresas eléctricas de todo el país.

Así se desprende de los datos relativos al sector energético puertorriqueño que, según anunció hoy el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, han empezado a incluirse en la información mensual reunida por la Administración federal de Información Energética (EIA, por su sigla en inglés).

El Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, un Estado Libre Asociado a EE.UU., explicó en un comunicado que esta incorporación permitirá "conocer de manera más oportuna la evolución del sistema energético" de la isla.

"Ahora más que nunca Puerto Rico necesita total transparencia con respecto a sus datos en todos los renglones y este sin duda es un gran paso en la dirección correcta por parte de la AEE, fundamental para la actividad económica y humana en Puerto Rico", defendió Mario Marazzi Santiago, director ejecutivo del Instituto.

De los datos, que se pueden consultar en la web de la EIA, se desprenden que en junio la AEE vendió la electricidad a los hogares a una media de 0,28 centavos el kilovatio/hora, en julio a 0,26 y en agosto a 0,27, frente a la media de 0,13 centavos registrada en el conjunto de EE.UU.

Esa cifra coloca a la AEE como la décima más cara en el precio de su electricidad residencial (hogares), entre las 330 compañías que vendieron electricidad a nivel residencial en todo EE.UU. y Puerto Rico.

Las nueve compañías que venden electricidad residencial aún más cara están localizadas en Alaska, Hawai, Nueva York y Rhode Island.

En cuanto a la electricidad que se vende a los clientes industriales (empresas), la AEE, con 23 centavos por kilovatio/hora, se sitúa como la séptima más cara entre las 329 compañías que comercializan para clientes industriales en todo EE.UU.

La EIA realiza varias encuestas anuales y mensuales a empresas y entidades que trabajan en la industria energética en EE.UU., incluyendo el sector eléctrico.

En el caso de Puerto Rico, anteriormente sólo realizaba una encuesta anual a las empresas y entidades en este sector. Ahora también participa en las mensuales, lo que permiten percibir cambios a corto plazo en el consumo y en el precio que se paga por la energía eléctrica en la isla.

La compañía eléctrica puertorriqueña acumula una ingente deuda y problemas de operatividad que hacen dudar de su viabilidad, lo que ha obligado a contratar a un equipo gestor estadounidense que tome las riendas y trate de sanearla para evitar su quiebra.