Tegucigalpa, Honduras. Ante el crecimiento histórico en la demanda de energía eléctrica, que ya supera los 1.307 megavatios, y el retraso en la construcción de grandes hidroeléctricas, la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) analiza la ampliación de dos contratos de generación térmica.

El presente gobierno renegoció en junio de 2010 el convenio de generación térmica de 82,1 megavatios con Elcosa durante un plazo total de 3,5 años.

Lufussa Uno, por su parte, fue renegociado por la ENEE el 14 de octubre de 2010 para generar un total de 70 megavatios por un plazo de 39 meses. En ambos casos, la vigencia de estos acuerdos culmina durante los primeros meses de enero de 2014.

Según técnicos del sector privado, la ENEE analiza desde hace unos meses prorrogar por segunda vez estos contratos, porque aún no existe una fuente de financiamiento definida para continuar con la construcción de la central hidroeléctrica Patuca Tres, que generaría unos 104 megavatios.

Tampoco prosperaron las conversaciones con una firma brasileña para construir las hidroeléctricas Jicatuyo y Los Llanitos con capacidad de aportar 300 megavatios al sistema interconectado nacional.

Por otra parte, los proyectos de energía renovables aprobados a inicio del presente gobierno se debaten para ser construidos entre la falta de financiamiento y el cumplimiento de trámites burocráticos, así como la obtención de permisos ambientales.

Para el transcurso de los próximos meses se espera la entrada en operación de la hidroeléctrica La Vegona con 47,5 megavatios.

Según datos de técnicos del sector privado, la demanda máxima de energía durante 2012 fue de 1.282 megavatios y a marzo del presente año se requirió 1.307 megavatios, con tendencia creciente, si se posterga la llegada de las lluvias que alimentan embalses de las hidroeléctricas públicas y privadas.