Santiago. La Empresa Nacional de Aeronáutica de Chile – Enaer anunció en el marco de la Feria Internacional del Aire y el Espacio (FIDAE 2018) que este año darán inicio al proyecto de la nueva generación del avión T35, como parte de su aporte al desarrollo de la Industria Aeronáutica.

El director ejecutivo de Enaer, Henry Cleveland, informó que “se trata de un avión de muy bajo costo y muy confiable, que permite durante el entrenamiento, conocer a detalles las aptitudes de los pilotos para desarrollar su carrera”.

El nuevo modelo responde a la necesidad de adaptarlo a los cambios tecnológicos y conceptos de multifunción, que hacen de la aeronave, un equipo más eficiente desde el punto de vista operacional.

“No se trata solo de un avión, sino de un sistema integral de entrenamiento con sistemas periféricos de ayuda en el pilotaje, para sumergir al piloto – alumno en el ambiente en el que se va a encontrar posteriormente en su carrera con aviones y sistemas muy sofisticados”, explicó Cleveland.

El T-35 Pillán cuenta con más de 30 años de operación en 8 países: Chile, España, Paraguay, Ecuador, Panamá, El Salvador, Guatemala y República Dominicana.

El T-35 Pillán cuenta con más de 30 años de operación en 8 países: Chile, España, Paraguay, Ecuador, Panamá, El Salvador, Guatemala y República Dominicana, con 140 unidades producidas y actualmente se encuentran en operación 108 aviones.

En el 2017, la flota alcanzó las 300.000 horas de vuelo. Todos estos antecedentes refrendan un resultado exitoso que le permite a la empresa nacional,  mirar el nuevo modelo con buenas perspectivas de éxito en países de la región.

Muestras en Fidae. Durante el desarrollo de la FIDAE, la Empresa Nacional de Aeronáutica de Chile presentó además las nuevas capacidades para el mantenimiento de C-130 Hércules, que le ha permitido obtener la licencia para la fabricación de partes estructurales.

De igual forma, mostró las nuevas capacidades del Banco de Prueba de Motores de Enaer, que fue actualizado con un nivel tecnológico moderno, mejorando las instalaciones y software, permitiendo que se tenga la capacidad de probar T-56 de C-130 hércules y P-3 Orión, entre otra amplia gama de motores.

Finalmente, y en conjunto con KellstromDefence presentó las capacidades de recuperación de alas de aviones F-5.