Quito. La empresa Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) aclaró que el Estado ecuatoriano le “compensará” con US$11.5 millones, y no con US$40 millones, por el cambio de ruta de este ducto de propiedad de las petroleras privadas.

El ministerio de Electricidad, en la administración de Miguel Calahorrano, había informado que el acuerdo logrado con la empresa privada implicaba un pago de US40 millones por ese concepto.

Los US$11.5 millones, según OCP, se han estado cancelando en diferentes montos y fechas establecidas “en el convenio”, quedando “pendiente un último desembolso”, cuyo monto no se especificó.

OCP modificó la tubería en más de dos kilómetros de su ruta original. El cambio se efectuó en el sector de los ríos Quijos y Salado, donde confluyen las provincias del Napo y Sucumbíos.

Por el OCP se bombean unos 130 mil barriles diarios de crudo extraído por las empresas privadas, que desde enero trabajan para el Estado bajo la modalidad prestación de servicios.

El OCP es de propiedad de las empresas Occidental Exploration and Production Company (Oxy, EE.UU.); Perenco (Francia), Petrobras (Brasil), Andes Petroleum (China) y Repsol-YPF (España).

La reubicación del oleoducto se inició el 24 de febrero pasado y concluyó la semana anterior con el normal bombeo de crudo, que por cinco días se suspendió para dar paso a los trabajos físicos de modificación.

El OCP reubicó un tramo para dar paso a la creación del embalse de captación y el vertedero secundario del proyecto estrella del gobierno: la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, que tendría una potencia de generación de 1.500 megavatios.