La Paz. El ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural de Bolivia, entidad a cargo de fiscalizar la comercialización del endulzante, informó que la empresa Unagro incrementó el precio del azúcar y lo empezó a vender directamente a los barrios.

El 11 de enero, el gerente de Relaciones Exteriores de la firma, Miguel Montero, anunció que mientras el costo del quintal de azúcar en el exterior es de US$45, su precio en Bolivia sería de BS$199 (US$ 18,2).

Tres días después, la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) decidió subir el precio del azúcar que comercializa de BS$4,30 (US$0,6) a BS$ 5,30 (US$0,7) el kilo y de BS$49,50 (US$6,9) a BS$ 61(US$8,5) la arroba (11,5 kilos). Consultada entonces si el reajuste afectaría los costos de venta en los ingenios, la ministra de Desarrollo Productivo, Antonia Rodríguez, respondió: “Ellos son empresa y los que toman la decisión”.

La política de Emapa es que sus productos sean 10% más baratos que los que se ofertan en el mercado.

Por otro lado, ahora la venta de azúcar colombiana se realiza sin intermediación, una semana en barrios de La Paz y otra en zonas de la urbe alteña. La anterior semana, la venta se desarrolló en Villa Copacabana y en la Periférica.

Tres camiones distribuyeron ayer 250 quintales de azúcar en el Distrito 3 de El Alto: en Villa Adela (Plaza del Policía), en la zona Alto de la Alianza y en la avenida Jaime Mendoza.

Vecinos de Villa Adela manifestaron su molestia porque, pasado el mediodía, los camiones con el azúcar no habían arribado al lugar, según reportó la red PAT. Demandaron la apertura de una agencia de venta de Emapa en el lugar y amenazaron con movilizarse de no ser escuchados.

Cada mañana, precisaron desde el ministerio, se definen las zonas donde se distribuirá el alimento. Esto para evitar que sean los especuladores los primeros que acudan.

La decisión de vender de manera directa, dijeron, se debió a los inconvenientes registrados con almacenes de abarrotes y tiendas de barrio.

Se informó el 15 de enero que las tiendas de abarrotes de la calle Antonio Gallardo se rehusaron a comercializar el producto, ya que Unagro ofrecía sólo cinco quintales por punto de venta y ellos demandaban 50. Posteriormente, la empresa determinó vender el alimento a través de las tiendas de barrio.

No obstante, desde el ministerio se señaló que se identificó que en esas tiendas el producto era comercializado con normalidad un día y escondido al día siguiente.

En ese sentido, ahora la distribución de azúcar se coordina con las juntas vecinales y se realiza de forma sorpresiva en cada barrio. Los dirigentes vecinales perifonean la venta del producto y la misma se limita a un quintal por cada cinco personas.

“Los mismos vecinos identifican a los revendedores. Saben si un vecino tiene tienda. Hay un control social estricto”, dijeron en el ministerio.

En Santa Cruz, el ingenio Guabirá también vendió azúcar de forma directa. Lo hizo en camiones y a BS$ 5 (US$0,69) el kilo, reportó la red ATB. En Cochabamba se empleó la misma logística, pero el precio fue de BS$ 4,60 (US$0,64) el kilo.

Negociarán el precio de la leche. El viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez, informó de que hoy se reunirá en Cochabamba con los productores lecheros para tratar la provisión de insumos de vital importancia al sector como cascarilla de soja y maíz.

El presidente de la Federación Departamental de Productores de Leche de Santa Cruz, Javier Velarde, adelantó que su sector subirá el precio del litro de leche en BS$ 0,40 (US$0,05), según ANF. Dijo que tienen una pérdida anual de BS$ 180.000 (US$25.100) por el alza en el precio del maíz.