Tegucigalpa. La empresa Molinos de El Salvador (Molsa) invertirá más de US$20 millones en la construcción de una nueva planta de producción de harina de trigo y sus derivados en Honduras.

El embajador de El Salvador, Carlos de Jesús Pozo, confirmó que la empresa adquirió una propiedad en Tegucigalpa, donde construirá una planta para la producción de harinas y galletas. "La inversión se calcula entre los US$20 y US$30 millones para producir harinas, estas inversiones benefician a Honduras y a El Salvador", comentó Pozo.

Para el diplomático, Honduras representa un socio importante para los salvadoreños, "es un socio estratégico, quizás es con quien tenemos más intercambio comercial", cita el diario El Heraldo.

Molinos de El Salvador nace en 1959 con el objetivo de promover y desarrollar la industria panificadora, a través de la capacitación en el uso adecuado de las harinas y las nuevas técnicas de panificación y administración de panaderías.

En abril de 1969 se concibe la creación de la primera escuela de panificación de Centroamérica, desde entonces muchas generaciones de empresarios y panaderos se han formado en esta escuela, que ha sido un modelo a seguir en el área.

A finales de 1999, Molsa adquiere una importante fábrica de harinas en Villa Nueva, Guatemala, e inicia un proceso de modernización y tecnificación de la misma, lo que le permite adquirir en poco tiempo un margen importante del mercado guatemalteco de harinas de trigo y una presencia regional.

Esta empresa molinera se divide en Molsa Galletas y Molsa Harinas, sus productos son vendidos en el mercado local, regional y registran exportaciones a República Dominicana, Haití y Estados Unidos.