El laboratorio Matías González es la única empresa del mercado uruguayo que importa directamente desde África un cactus procedente del desierto de Kalahari que funciona como inhibidor del apetito, según indica el comunicado de prensa de la empresa.

Su nombre es Hoodia Gordonii y es utilizado por la etnia Bushmen desde hace cientos de años para realizar travesías al transitar por el desierto o quedarse largas horas en espera de los animales de caza.

Las propiedades del cactus radican en generar capacidad de resistencia a las altas temperaturas y la pérdida del apetito. Su modo tradicional de ingesta es cortar el tallo y consumir su contenido.

La farmacia Matías González - siguiendo la línea innovadora de sus productos- lo ofrece en el mercado uruguayo en cápsulas de 300 mg de extracto seco de Hoodia. Se recomienda una cápsula con un vaso de agua media hora antes del almuerzo y la cena.

Estudios farmacológicos han determinado que las cápsulas de Hoodia en su ingesta diaria incrementan los niveles de ATP (energía) en neuronas del hipotálamo en un 150% y suprime el apetito en el orden del 60%. Por el momento no se han reportado efectos adversos ni tóxicos, según el comunicado.

En tiempos donde la obesidad constituye un problema en la salud de muchos uruguayos -inclusive afecta a un 15% de los niños - el Hoodia Gordinii se presenta como una medida paliativa natural para frenar esta enfermedad.