El dueño de Buquebus y BQB Líneas Aéreas, Juan Carlos López Mena, está a pocas horas de cerrar un acuerdo con el gobierno y los socios privados para capitalizar a Pluna e ingresar como accionista en la aerolínea de bandera uruguaya, una operación que podría desplazar al actual grupo mayoritario, integrado por LeadGate (50%) y la compañía canadiense Jazz Airlines (25%).

Fuentes oficiales informaron a El Observador que el acuerdo definitivo por la transacción “no pasa de lunes o martes” y que la misma se haría de común acuerdo con los actuales accionistas privados, por tanto, se evitaría una intervención como llegó a manejarse en su momento. “Estamos haciendo todo lo posible para buscar un rápida solución porque sabemos que el tiempo apremia”, reconoció una fuente del gobierno que participa de las negociaciones.

La solución se precipitó tras varios días de intensos contactos con los representantes de LeadGate en Pluna SA, que mantuvieron inamovible su rechazo a concretar una nueva inyección de capital en la aerolínea.

El gobierno estima que Pluna –sumida en una profunda crisis financiera que incluye deudas millonarias por combustible con Ancap– necesita US$30 millones para poder seguir volando.

La situación de la aerolínea es “grave” y se convirtió en “la mayor preocupación” para las autoridades –por encima incluso de la seguridad o las remociones de ministros–, dijo a El Observador un informante del gobierno. La búsqueda de una solución acaparó gran parte de las reuniones reservadas que se mantuvieron en los últimos días en la Torre Ejecutiva y en sedes ministeriales.

El gobierno estima que Pluna –sumida en una profunda crisis financiera que incluye deudas millonarias por combustible con Ancap– necesita US$30 millones para poder seguir volando.

Prueba del interés de López Mena en adquirir una participación de Pluna fueron las gestiones realizadas en las últimas semanas para resolver distintos contenciosos entablados en ámbitos judiciales y administrativos entre la principal aerolínea de bandera y BQB Líneas Aéreas, que se disputan en la actualidad las principales rutas aéreas comerciales.

El empresario argentino estuvo cerca de adquirir Pluna en 2009 cuando la empresa necesitaba una inyección de capital para continuar con su operativa. La negociación con LeadGate no prosperó en ese entonces. Luego se concretó la incorporación de Jazz que puso US$ 15 millones para adquirir el 25% de las acciones de la aerolínea.

Cuatro fuentes oficiales consultadas por El Observador confirmaron que en las próximas horas se alcanzará la solución para Pluna –dos de ellas mencionaron a López Mena como el nuevo socio–, pero todas desconocían más detalles sobre la operación. Las negociación se mantiene bajo absoluta reserva y la contraparte estatal está representada directamente por el ministro de Economía, Fernando Lorenzo y el titular de Transporte, Enrique Pintado.

El ingreso de López Mena puede darse a través de la sustitución de los actuales accionistas privados, o mediante la adquisición de una participación en la empresa. En cualquier caso, deberá contarse con el aval de los actuales gestores de la aerolínea.

Para conseguir que la sociedad Larah –en la que participan LeadGate y Jazz y controla 75% de Pluna– “se avenga” a la propuesta, el gobierno cuenta en el suministro de combustible con un “arma poderosa” de presión, dijo un informante.

La petrolera estatal ANCAP es el principal proveedor de Pluna y los problemas financieros de la aerolínea llevaron a que se atrasara en el pago de una cuota de US$ 1 millón correspondiente a la deuda refinanciada en 2010 de más de US$ 5 millones.

Además, ANCAP tiene en su poder cheques de Pluna a 180 días por más de US$ 18 millones pendientes de cobro. Uno de ellos por US$ 871.372 vence hoy.

Hace tres semanas Pluna se retrasó también en el pago del consumo semanal de combustible –que se realiza todos los martes–, lo que llevó a la petrolera estatal a intimar a la cancelación del pasivo bajo pena de suspender el suministro.

El directorio de ANCAP tuvo como tema central ayer la situación de Pluna. Una fuente de la empresa dijo a El Observador que el ente aún no optó por cortar el suministro de combustible por el atraso en el pago de US$ 1 millón porque hay una “negociación política” que busca una salida para la aerolínea. Además, por ahora, la compañía está pagando el consumo semanal de combustible.

De todas formas, hay consenso en la directorio que si la empresa no deposita el cheque por US$ 871. 372 que vence hoy, llevará el tema a la justicia penal.