A medida que transcurren las horas y la empresa canadiense Jazz no comunica una definición al gobierno uruguayo sobre la prioridad que tiene para quedarse con el 75% de las acciones de Pluna, el empresario argentino Juan Carlos López Mena avanza en sus intenciones de convertirse en el próximo socio del Estado en la aerolínea.

Pese a que este miércoles circularon versiones de prensa donde se informaba que la negociación entre el Ejecutivo y López Mena había retrocedido por el conflicto sindical que paralizará la compañía aérea hasta el viernes a la hora 12, fuentes allegadas al empresario dijeron a El Observador que el dueño de Buquebus en ningún momento manejó la posibilidad de “reducir la plantilla” de Pluna en caso de que acceda a controlar la compañía aérea.

El diario El País informó el sábado 30 de junio que la plan de negocios del empresario incluía una reducción de 200 trabajadores y la venta de entre tres y cuatro aeronaves. Una propuesta que iba en línea con estimaciones que el propio gobierno había expresado en su momento cuando se analizó la viabilidad de este negocio a futuro.

“Desde el gobierno se ha dicho que hay varios interesados en Pluna. Si alguno de ellos habló de la posibilidad o la necesidad de realizar despidos para hacer viable la operación de Pluna, ese no fue el caso de López Mena”, precisó a El Observador una fuente cercana al empresario.

Precisamente, una de las circunstancias que desató el paro de actividades que resolvió la asamblea de trabajadores de Pluna el pasado lunes –y obligó a cancelar 140 vuelos entre martes y viernes con un perjuicio de US$1,2 millones– fue esa posible reducción de personal, que López Mena podría aplicar en Pluna y que el Ejecutivo “en ningún momento se encargó de aclarar o desmentir”, reconoció ayer a El Observador el directivo del sindicato de la aerolínea, César Iroldi. Incluso el sindicalista afirmó que los trabajadores han respetado la “confidencialidad” de las negociaciones entabladas con Jazz.

“Las fuentes de trabajo en Pluna están aseguradas si López Mena accediera a operar la empresa. Si otras propuestas no lo contemplan, es otra cosa”, aclaró la fuente vinculada al empresario.

El informante añadió que es “ilógico pensar que un empresario que tiene un proyecto de expansión de su aerolínea BQB”, que incluye por ejemplo retomar los vuelos a Madrid y mantener todas las rutas que se están cubriendo, creando 80 nuevos puestos de trabajo entre tripulación y personal de tierra, “piense desarrollar un plan de negocios para Pluna con menos empleados”.

En ese sentido, recordó que la aerolínea de López Mena (BQB) tiene en carpeta planes concretos para volar a Cabo Frío, Bahía, Lima y operar vuelos charter al Caribe. “¿Alguien cree que eso no lo haría con Pluna? Los que lanzan esas versiones tienen intenciones de perjudicar a Pluna, quizá promoviendo sus propios intereses, y generando preocupación en trabajadores que ya han pasado por diversas circunstancias y que, si algo necesitan, es tranquilidad”, culminó la fuente.

Por otro lado, Iroldi recordó que el gremio de Pluna esperaba reunirse con los ministerios de Economía y Transporte antes de definir el paro para saber, entre otras cosas, “por qué el Ejecutivo estaba negociando con López Mena en lugar de realizar un llamado abierto teniendo en cuenta que, en teoría, hay varios interesados”, criticó.