Incorporando el aporte de fondos estadounidenses, los empresarios Matías Garfunkel y Sergio Szpolski , se encontrarían cerca de cerrar la compra de las filiales argentina y chilena de Nextel por US$250 millones.

De esta forma los empresarios, con Nextel Argentina bajo su control, participarán de la próxima licitación de espectro para comunicaciones 3G y 4G-LTE.

De acuerdo con el diario argentino La Nación, la transacción está tan avanzada que ya hay un banco y una consultora internacional trabajando técnicamente en la operación. Los empresarios Szpolski y Garfunkel habrían conseguido el respaldo financiero de dos socios estadounidenses y otro argentino radicado en los Estados Unidos. 

La estrategia de ambos empresarios, que prácticamente no tienen presencia en el sector de telecomunicaciones, sería hacerse con la empresa, obtener las frecuencias -un activo de enorme valor económico- y venderla a un tercero en pocos años.

Esta operación encuentra numerosas barreras locales y externas. A la crisis de la deuda tras el fallo favorable a los fondos buitre se suman en el ámbito local las impugnaciones a la convocatoria a las licitaciones. Parte del espectro destinado a 4G (en la denominada banda de 700 MHz) es ahora utilizado para dar televisión paga inalámbrica, lo que llevó a Telecentro y a la Cooperativa de Antonio Carboni, en Lobos, entre otros, a plantear recursos administrativos en contra de la convocatoria.

Además sería afectada por esa operación la empresa Antina, que comercializa TV paga inalámbrica a unos 50.000 clientes en el sur y el norte del conurbano de la provincia de Buenos Aires. Su accionista principal, el indio Rajendra Singh (dueño de Telcom Ventures LLC), podría ser uno de los socios americanos de Szpolski y Garfunkel. Antina está en una situación similar a la de Nextel: opera cada vez con mayor dificultad debido a la escasez de espectro radioeléctrico.

*Con información de Signals Telecom.