Mientras las empresas privadas que apuestan por la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena siguen haciendo inversiones en embarcaciones, remolcadores e infraestructura portuaria, Cormagdalena está a la espera de los últimos vistos buenos del DNP, el Confis y otras entidades para abrir la licitación de la recuperación del río por un costo de $2 billones (US$996.388.000).

Así lo señaló el director de Cormagdalena, Augusto García, quien explicó que el trámite en este proceso va bien, sin embargo, como en toda obra que comienza, se arrancó con dinamismo, pero se han presentado tropiezos de tiempo que deberán quedar resueltos en los próximos 15 días, con lo cual se abrirá a mediados de febrero la licitación, que deberá adjudicarse en abril.

García señaló que hay tres consorcios precalificados, liderados por las empresas españolas Acciona e Iridium y la brasileña Odebrecht, que están pendientes del arranque del proceso que le entregará al ganador una licitación por 13 años, tiempo durante el cual deberá mantener un mínimo de profundidad de 2,18 metros, con un ancho de 52 metros y una curvatura de 900 metros y el mejoramiento de los sistemas de navegación satelital que permitirán circular de noche.

Asimismo, las obras harán posible el desplazamiento de convoyes con una capacidad de 7.200 toneladas, lo que equivale a mover 234 tractomulas.

El funcionario espera que en octubre el país pueda mover una tonelada de carga entre Barranquilla y Barrancabermeja por un valor cinco veces menor que el de transportarla hoy por carretera.

En materia de inversiones, la compañía Impala inició la construcción de un puerto en Barrancabermeja, donde se inyectarán recursos por US$190 millones. También en Barranquilla se está ejecutando un puerto fluvial privado.

Otros puertos, como los de Palermo, Gamarra y Capulco, están reforzando su infraestructura para prepararse y atender el incremento de carga y pasajeros que se presentará en los próximos meses.