A un mes de que venza el plazo para que medianas y grandes empresas incluyan en sus etiquetas el sistema gráfico de colores que identificará los niveles de grasa, azúcar y sal en los alimentos; y a tres meses de cumplirse para las pequeñas y microempresas, los empresarios despejan sus dudas sobre detalles del sistema.

Decenas de pequeños y medianos empresarios asistieron a un taller en Pro Ecuador, en Guayaquil, sobre etiquetado, impartido por funcionarios de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa).

Otto Haas, representante de la marca de embutidos Liris, expuso sus interrogantes sobre cómo irá el gráfico en sus etiquetas y señaló que con la información obtenida ya podría enviar a imprimir los 25.000 metros de etiquetas para cada uno de los 14 productos.

Mientras, Anabel de Villegas, propietaria de Sarandi S.A., una empresa familiar que vende enlatados de cangrejo, confirmó que una de sus etiquetas no debe llevar el sistema gráfico por tener un tamaño de menos de 19,6 cm².

Por su parte, Luis Plaza, técnico de Arcsa, señaló que, según datos de fines de mayo, alrededor de 7.000 productos ya contaban con el nuevo etiquetado, es decir, el 20% del total.

El profesional añadió que las dudas más frecuentes entre los empresarios es sobre la ubicación del sistema de colores en sus etiquetas y los productos que están exentos de incluirlos por ser artesanales.

Nuevo modelo

Sistema de colores. El sistema gráfico establece el contenido de los alimentos con los ingredientes de azúcar, grasa y sal, en niveles altos, medios o bajos, con colores rojo, amarillo o verde.

Vigente desde el 2013. El Reglamento de Etiquetado de Alimentos Procesados entró en vigencia el 29 de noviembre pasado, pero el Gobierno extendió el plazo.