Managua. El sector empresarial de Nicaragua, agrupado en el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), confió este jueves en que el gobierno del presidente Daniel Ortega mantendrá su promesa de que este año no habrá incremento en la facturación de energía eléctrica.

El presidente del Cosep, José Adán Aguerri, dijo este jueves a la prensa que el sector privado se aferra a la promesa del gobierno, formulada a través del asesor de Asuntos Económicos, Bayardo Arce, sobre el congelamiento "al menos por ahora" de la facturación energética doméstica, comercial e industrial.

Aguerri señaló que el gobierno decidió gestionar, a través del Instituto Nicaraguense de Energía (INE), un préstamo por aproximadamente US$20 millones para subsidiar la tarifa de energía, particularmente para sectores de ingresos bajos, que tienen un consejo de al menos 150 de kilovatios mensuales de energía.

Dijo que la iniciativa privada apoya la decisión del gobierno de buscar fondos para mantener la estabilidad de precios en el sector del consumo de energía.

"Ciertamente la búsqueda de fondos financieros significa mayor endeudamiento, pero debemos tener en cuenta que el subsidio energético ha contribuido decisivamente en el crecimiento de la economía en más de un 4%, en los últimos años", precisó.

Añadió, además, que el anuncio de la búsqueda de fondos para subsidiar el consumo energético, constituye en sí una medida de transparencia.

"En el caso nuestro, obviamente no queremos que se incremente la tarifa eléctrica y estamos apostando a que se tiene que conseguir ese financiamiento", dijo.

El gobierno de Nicaragua prevé pagar la deuda adquirida en los últimos años en subsidio energético una vez que los proyectos de energía renovable permitan disminuir la dependencia del petróleo y generar energía limpia más barata.