Tegucigalpa. Los empresarios se declararon frustrados por la decisión del gobierno de comprar entre 50 y 100 megavatios de energía sucia.

Óscar Galeano, asesor del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), expresó que "nos sentimos frustrados, todo lo que se demostró, todo lo que se hizo y aún así lo aprobaron, es frustrante".

El empresario lamentó que contra todos los pronósticos, el gobierno de Porfirio Lobo Sosa realizará la negociación con la empresa Wartsila.

"Lamentablemente contra todos los criterios y todas las opiniones técnicas, tanto de profesionales con plenos conocimientos como de instituciones conocedoras de esta problemática, se tomó esta decisión", subrayó Galeano.

Los empresarios esperan que con el tiempo se conozca la realidad que se esconde en esta compra de energía térmica.

"El tiempo se encargará de juzgar si fue una decisión pensando en los interés del país, y de buscar la solución más rápida para los habitantes de noroccidente o si realmente prevalecieron otros criterios totalmente diferentes", señaló Galeano.

Tanto los empresarios de Tegucigalpa como los de la costa norte aseguran que vigilarán el tiempo que tarde la entrada en funcionamiento de la energía distribuida para las tres zonas afectadas por los apagones.

"También le solicitamos a los medios de comunicación que se comience a computar el tiempo que se tardarán en resolver el problema definitivamente y se pueda medir contra el tiempo que dijimos se resolvería al mejorar las líneas de transmisión y distribución.

Nunca respondieron. La insatisfacción de los empresarios queda plasmada con las declaraciones del presidente del Cohep, Santiago Ruiz, quien aseguró que siguen esperando una respuesta técnica a la propuesta del sector productivo.

"Nosotros hicimos planteamientos correctos, no se tomó en cuenta la posición nuestra, no hubo nunca una respuesta al planteamiento del sector privado, lamentamos que se haya tomado la decisión y, sobre todo, se habló de 50 MW, ahora lo dejan abierto hasta 100 y hay muchas cosas que generan todo eso".

El decreto aprobado este miércoles por el Consejo de Ministros, encabezado por el secretario del Interior, áfrico Madrid, aseguró que el problema energético en el Bajo Aguán, occidente y Olancho se solucionará en dos meses. Ruiz dijo que "en un corto plazo de dos meses no debería de haber apagones, y debería de estar solucionada la problemática.

La duda es, bueno le vamos a apostar a cambiar la matriz energética a renovable o estamos haciendo el espacio para que se mantenga la que tenemos actual".

El empresario del Cohep dijo que con esta determinación avalada por el presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa, este gobierno está abandonando la política de energía renovable para Honduras.

"Es a la empresa privada, es al pueblo hondureño a quien le están jorobando la vida, a la empresa privada cuando la saquen de competitividad, pierda empleos, habría que hacerle la pregunta al gabinete energético y al gerente de la ENEE (Roberto Martínez Lozano) y a la mayoría de viceministros que tomaron la decisión el día ayer (miércoles)", dijo Ruiz.

Para Benjamín Bográn, miembro de la junta directiva de la ENEE en representación de la empresa privada, con la aprobación de esta energía sucia el gobierno está "abriendo la fiesta". "Aquí no sabemos realmente qué es lo que va a suceder", ¿se va a dar respuesta o no a los apagones, se van a terminar los apagones? preguntó Bográn.

La polémica compra de energía sucia deja a un lado la verdadera problemática del país, "mientras no se hagan las inversiones en las líneas de transmisión, de distribución y subestaciones, la población hondureña no va a tener la garantía de tener un suministro de energía de calidad", argumentó el empresario representante del Cohep ante la ENEE.

Apoyan proyectos de energía limpia. El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) anunció ayer la aprobación de un préstamo por US$57,5 millones para financiar la ampliación de una central hidroeléctrica en El Salvador.

Los recursos servirán para ampliar la potencia con energía limpia de la central hidroeléctrica conocida como "5 de Noviembre", explicó en un comunicado el presidente ejecutivo del ente financiero regional, el hondureño Nick Rischbieth.

El costo total de la ampliación de la represa hidroeléctrica es de 165.5 millones de dólares. Los restantes recursos serán aportados por el banco estatal de Alemania KFW, con US$57,5 millones de dólares, la Unión Europea con US$7,5 millones de dólares y US$43 millones serán aportados por la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL).

El crédito del Banco Centroamericano de Integración Económica es a 15 años plazo, con un período de gracia de cuatros años y con una tasa de interés anual del 6,5%.

Por su parte, las condiciones del préstamo de KFW son al mismo plazo y períodos de gracia del financiamiento del Banco Centroamericano, pero a una tasa de interés que tomará como referencia la LIBOR (0,84% anual).