Empresarios del sector fraccionador de gas licuado de petróleo (GLP) de Paraguay aguardan para este martes o miércoles las autorizaciones a las exportaciones argentinas que emite por la Secretaría de Energía de Argentina.

En este lapso en que el clima comienza a bajar en la región se restringen los envíos del hidrocarburo, atendiendo a que Argentina busca garantizar primero la atención a su mercado interno y sólo después autoriza las exportaciones.

A este retraso normal en la provisión, vista la menor producción de petróleo en Argentian y a su grave problema energético, se suma el enfrentamiento del gobierno con una de las petroleras más importantes de dicho país, que es Repsol/YPF, una de las principales exportadoras históricas de gas al Paraguay.

Desde que se agudizó la crisis en Argentina entre gobierno y dicha petrolera, Paraguay sufrió restricciones en el abastecimiento de gas y también dejó de recibir los dos tipos de naftas más utilizadas: la nafta súper de 95 octanos y la común de 85 octanos.

Justamente este lunes, la presidenta argentina, Cristina Kirchner, envió al Congreso de su país un proyecto de ley para expropiar el 51% de la petrolera YPF, de la que Repsol posee el 57,4%, haciendo realidad una amenaza que llevaba varios días planeando.

Según la iniciativa, “de las acciones sujetas a expropiación, el 51% pertenecerá al Estado nacional y el 49% restante se distribuirá entre las provincias integrantes de la organización de estados productores de hidrocarburos”, según se informó.