Tegucigalpa. Existe el riesgo de enfrentar apagones o que se efectúen compras de emergencia en el corto plazo si la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) posterga el lanzamiento de una licitación pública internacional para garantizar el suministro eléctrico para 2014, 2015 y 2016.  

En la categoría denominada obtención de energía, perteneciente al informe del Banco Mundial denominado Doing Bussiness 2012, Honduras pasó del puesto 117 al 112, porque no existe la suficiente capacidad de respuesta para abastecer de electricidad a nuevos demandantes.  

Además, durante los primeros días de enero de 2014 vencen dos contratos de energía térmica que de manera conjunta representan más de 150 megavatios. A la fecha no existe claridad como será sustituida esta energía cotizada a los más altos precios del mercado local.   

La necesidad. Benjamín Bográn, representante del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), ante la junta directiva de la ENEE, fue del parecer que en este momento se debería de estar lanzando el proceso de la licitación para garantizar el suministro de energía eléctrica que se consumirá en 2015 y  2016 mediante la mejor generación y a los menores precios.

Datos de la disponibilidad de generación de la estatal eléctrica indican que la demanda del país durante las horas de mayor consumo se acerca a los 1.300 megavatios.

Bográn fue del parecer que de manera paralela a este déficit de energía que Honduras tendrá, se debe tomar en cuenta que las actuales plantas de generación térmica alimentadas con bunker dejaron de ser competitivas para el país debido al creciente precio del petróleo.

En ese sentido recomendó a las autoridades competentes analizar la posibilidad de contratar generación a base de carbón mineral porque su costo es 50% más económico que la producción eléctrica a base de este carburante fósil.  

Demanda y oferta. El consultor Mario Rubén Zelaya Aguilar, quien participó en la junta interventora de la ENEE, dijo que la capacidad instalada de energía es de 1.600 megavatios. Sin embargo, la capacidad disponible de energía se encuentra por debajo de un 10% de la demanda máxima.

“La oferta de energía se encuentra muy cerca de la demanda y por lo tanto la estatal eléctrica debe tomar todas las precauciones necesarias. Se deberá aplicar medidas de eficiencia energética en el manejo de la demanda para evitar posibles fallas técnicas", declaró.

Zelaya Aguilar fue del parecer que en el transcurso del presente gobierno no creció la disponibilidad de energía renovable de acuerdo a lo proyectado y por lo tanto es impostergable prorrogar la vigencia de los contratos de empresas como Lufussa y Elcosa que vencen a inicios de 2014, pero, aún no existe claridad respecto a qué se hará.

“Tampoco se han construido a la fecha nuevas plantas de generación en el país y tampoco se lanzó un proceso de licitación para sustituir la generación eléctrica de estas compañías”, indicó.

El técnico urgió a que este proceso ocurra en los próximos días o quizás meses debido a que la adjudicación de una licitación y la construcción de la planta puede prolongarse entre dos y dos años y medio.

“Creo que se debe evitar, en la medida de lo posible, la contratación directa de energía porque no es una opción económica para la ENEE y el país”, amplió.

Lamentó que es mínima la cantidad de proyectos que comenzarán a generar en el transcurso del próximo año y que están relacionados a la adjudicación de 750 megavatios de energía limpia aprobados durante 2010 por el Congreso Nacional.

“Me atrevo a decir que no más del 30% de estos proyectos funcionarán en los próximos cinco años para cubrir la demanda del país”, dijo.  

Además, tampoco existen avances significativos en la construcción de los grandes proyectos hidroeléctricos de Jicatuyo, Los Llanitos y Patuca III, que deberían entrar en operación en los próximos dos años.

Dependencia.El gerente de la empresa Electricidad de Cortés (Elcosa), Salomón Ordóñez, expresó que de  acuerdo a proyecciones técnicas, el país dependerá del actual parque térmico por una década más, o sea, hasta el año 2022.

Reconoció que el contrato de Elcosa fue prorrogado el 14 de octubre de 2010 y  expira  en enero de  2014 y con ello se dejará de generar 82,1 megavatios.