Lima. El bolsillo de los peruanos se hace cada día más profundo, y las grandes cadenas chilenas de venta minorista decidieron tomar la delantera con multimillonarias inversiones que le garanticen un mayor bocado del boom de consumo que vive el país.

Despejadas las dudas que presentó inicialmente la llegada del nacionalista Ollanta Humala al poder, los gigantes  regionales del sector miran a Perú con la convicción de que hay muchos negocios por hacer en una de las economías que más crece en el mundo.

Las principales minoristas planean inversiones por al menos US$1.000 millones en los próximos tres años para levantar diez nuevos centros comerciales en distintas zonas del país.

La expansión promete la llegada de nuevos jugadores al mercado, ahora dominado por empresas chilenas como Cencosud, Fababella y Ripley.

Pero con un mercado que tiene ahora sólo 30% de penetración, frente al 80% que se registra en
ciudades como Sao Paulo en Brasil o Santiago en Chile, lo que ya están pisando fuerte en tierra peruana quieren seguir siendo dueños del negocio.

En un local de Ripley, el taxista Jorge Pinedo examina una docena de ofertas antes de comprar un horno eléctrico, su segunda adquisición del mes, sin pensar en las sacudidas que sufren los mercados financieros por el temor a una nueva desaceleración global. Y no está solo.

Las ventas de los centros de compras crecerán 25% a US$4.200 millones y para el 2012 la
facturación se elevaría 10%, según la Asociación
de Centros Comerciales y de Entretenimiento del Perú (Accep).

El dueño del grupo Cencosud, Horst Paulmann, anunció este jueves en Lima el ingreso a Perú de sus tiendas por departamento Paris, y abrirá doce locales en dos años.

"Tenemos mucho por hacer, nos faltan días, horas y tiempo para realizar todos los proyectos que tenemos en mente", dijo Paulmann tras reunirse con el primer ministro peruano.

Transformación. La declaración del dueño de Cencosud, una de las mayores firmas del sector en América Latina con operaciones también en
Argentina, Brasil, Colombia y Chile, refleja la velocidad de la transformación del esquema de consumo en el país andino.

En los últimos seis años los hogares en los niveles
socioeconómicos altos en Lima han aumentado a un 22,9%, desde el 16,8%.

Pero quizás el mayor impacto se refleja en que los hogares en los niveles socioeconómicos bajos se han reducido a 44%, desde el 54,5%, según la asociación.

"Esto se debe a muchos factores, uno de ellos es que hay una traslación de niveles socio económicos, es decir, la clase media en el Perú ha crecido. Cada vez hay más gente que se incorpora al consumo", dijo a Reuters Gonzalo Ansola, presidente de la AccepCCEP.
Y desde el punto de vista corporativo, la estabilidad
económica y la baja inflación trae de la mano el gran negocio de las tiendas, el financiero.

Las tarjetas de crédito de consumo están comenzando a colarse en las carteras de miles de peruanos,gracias en gran parte a la fuerte competencia entre los bancos y los mismos centros comerciales.

"Ya puedes comprarte un televisor LCD u otros artefactos que antes no se podía, porque ahora hay crédito", dijo el taxista Pinedo en el centro comercial Megaplaza, uno de los más grandes del país con tres millones de visitas al mes.

La economía de Perú, basada en la exportación de materias  primas, registró en julio y agosto una fuerte recuperación tras  anotar una desaceleración en los meses previos, afectada por el  ruido político por las recientes elecciones presidenciales.

Humala, que durante años se presentaba al mundo con su fuerte discurso de izquierda, ha sorprendido a los  inversionistas con su manejo prudente de la economía y la promoción de los capitales.

Dinero en juego. Actualmente operan 40 centros comerciales en Perú, la mitad construidos en el último quinquenio, cuando la economía local
creció a una tasa promedio anual de 7%.

Para este año el gobierno y varios analistas proyectan una expansión en torno al 6%, una cifra conservadora frente al 8,9% del año pasado.

Según fuentes del sector, la tienda de ropas Zara, del grupo textil español Inditex, planea también ingresar a Perú para competir también con firmas locales como Supermercados Peruanos y la cadena Oechsle.

Falabella por ejemplo espera invertir US$200 millones hasta el 2012, para la apertura de cinco nuevas tiendas.

"Nuestro plan de inversiones es a largo plazo y no ha tenido variación", dijo el director Ejecutivo de Falabella Perú, Gonzalo Somoza García.

Ripley, en tanto, planea entre este año y el 2012 abrir hasta ocho tiendas con una inversión de US$80 millones, según la filial del banco canadiense Scotiabank.

Para el analista Carlos Asmat del Scotiabank, el fuerte dinamismo del consumo local lo llevará a crecer más de 5% este y el próximo.

De acuerdo al Fondo Monetario Internacional, el PBI per cápita peruano crecerá a US$5.414 al cierre de este año, frente a los US$5.196 del 2010; y estiman que para el 2015 este indicador supere los US$6.700.

"Estamos considerando una mayor capacidad adquisitiva de los consumidores, ese es un factor importante que se está dando de una manera dinámica, sostenida y eso es lo que están viendo
los inversionistas para elevar su nivel de expansión en un momento complicado", concluyó Asmat.