Con presencia en 10 de las 19 propuestas entregadas al Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), las empresas españolas cuentan con altas posibilidades de participar en la construcción de las pistas 1 y 2 del nuevo aeropuerto (NAICM), que promedian un costo de 8.200 millones de pesos (US$442 millones) cada una. Entre sus contendientes internacionales figuran la portuguesa Mota Engil (asociada con ICA) y la brasileña con Odebrecht .

Constructora de Proyectos Viales de México (filial de OHL), Aldesem (filial de Aldesa), Caltia, Acciona e Isolux lideran el grupo de origen ibérico que busca ganar las primeras dos licitaciones de carácter internacional, en la principal infraestructura del actual sexenio y que mañana se dará a conocer a los ganadores.

En los concursos, dichas firmas son las que más propuestas presentaron (cinco) y en cantidad similar decidieron hacer alianzas con constructoras mexicanas, como es el caso del consorcio de Pinfra y Acciona y de la española Ferrovial (y su subsidiaria local), que unieron fuerzas con Omega, Calzada Construcciones y Dragados del Sureste.

En tanto, solamente hay cuatro consorcios integrados 100% por firmas mexicanas por licitación, además de estar presentes en la mayoría de los grupos, lo que a decir del director del GACM puede garantizar la participación de firmas locales, sin que eso derive de actitudes nacionalistas.

“Me encantaría que ganaran los mexicanos, pero no voy a seleccionar por nacionalidad. Es una licitación internacional y debemos respetar los tratados. Además de que estamos seleccionando al mejor, al que tenga la experiencia”, comentó la semana pasada.

[[wysiwyg_imageupload:7260:]]

Mostrando músculo. Las subsidiarias de OHL y Aldesa, como muestra de su fortaleza, decidieron hacer propuestas técnicas y económicas de manera individual para construir alguna de las obras.

Entre la experiencia mostrada por las empresas españolas figuran OHL (en aeropuertos de Madrid, Barcelona, Chile, EE.UU. y la República Checa), Aldesem (en aeropuertos de Madrid, La Coruña y San José del Cabo) y el resto con amplia presencia en construcción de carreteras, túneles o puentes.

China (con Sinohydro México y China Construction America), Costa Rica (con Constructora Meco) y Canadá (a través de la minera Invecture Group que se unió a la mexicana Tradeco) son el resto de las firmas extranjeras.

La representación de las más de 28 constructoras mexicanas que buscan construir las pistas es abanderada por los consorcios de Coconal y Constructora y Pavimentadora Vise; Transportaciones y Construcciones Tamaulipecos, Inmobiliarios Mexicanos y Transportaciones Internacionales Tamaulipecos; CICSA, GIA+A, Prodemex y La Peninsular; además de Asesoría y Construcciones Mexicanas y Constructora Maiz Mier.

Varias de las empresas nacionales que integran los consorcios ya realizan trabajos en la zona donde se construirán las pistas, como parte de los trabajos preliminares.

En dicho caso están, entre otras: Coconal (que realiza tareas de nivelación y limpieza del terreno); Transportaciones y Construcciones Tamaulipecos e Inmobiliarios Mexicanos (que tiene a su cargo los caminos provisionales), Omega Construcciones (que saca materiales de desecho del polígono) e ICA (que tiene a su cargo la construcción de caminos de acceso a la zona del edificio terminal de la primera etapa).