Ciudad de México. Una serie de empresas mexicanas con operaciones en Japón están enfrentando los embates del sismo y tsunami del viernes, que dejó al país asiático sumido en su peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial.

Se trata de firmas como Mexichem, Kidzania y Aeroméxico, que luego de las primeras horas de desorientación normal debido a la magnitud de 8.8 grados Richter que provocó el terremoto y las olas de hasta 10 metros del tsunami, ya han realizado sus primeros reportes comunicado el estado de sus operaciones.

La compañía de petroquímicos Mexichem dijo a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) que no sufrió daño alguno. "Nuestras instalaciones en Mihara, Japón, no sufrieron daño alguno y operan normalmente y los empleados se encuentran bien", dijo la compañía.

KidZania, la franquicia mexicana de entretenimiento educativo, informó a través de un comunicado que su personal que trabaja en sus empresas KidZania Tokio y KidZania Koshien no resultó afectado por el sismo. El corporativo también indicó que sus instalaciones en ese país no sufrieron daños, según reportes de CNN Expansión.

En tanto, el Grupo Aeroméxico sí confirmó impacto del desastre en sus operaciones, al informar que se cancelaron los vuelos México-Tijuana-Narita del jueves 10 de marzo (nocturno) y Narita-México del sábado 12.